Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Alberto Ruiz.

México y Japón, 44 años después

Domingo 5 de Agosto del 2012



“En el futbol siempre se dan las revanchas”, es uno de los dichos más gastados del deporte más popular del mundo, pero también es uno de los más ciertos, ya que tarde o temprano termina por caer la oportunidad de cobrar venganza de aquel que nos venció o humilló de alguna de las diferentes y dolorosas formas que tiene el juego.

Hace 44 años, en los Juegos Olímpicos de México 68, nuestra Selección se quedó en la orilla de su primera medalla en la categoría al ser vencido en su propia casa por el conjunto japonés con un marcador de 2 goles por 0. Sin duda que esa ha sido una de las peores derrotas del Tri, ya que se cifraron muchas esperanzas sobre aquel equipo que tuvo que soportar la vejación asiática.

Fue el 24 de octubre de 1968 en el Estadio Azteca, nuestro país fue sede de la Olimpiada envuelto en problemas sociales y políticos, y la Selección Mexicana de Futbol albergó las ilusiones de muchos por tener una satisfacción por efímera que fuera. 

Tras caer en Semifinales con Bulgaria, México se enfrentó a los sorprendentes y veloces nipones comandados en el campo por el no menos sorprendente delantero Kunishige Kamamoto, quien con un par de goles mató cualquier esperanza azteca.

México era dirigido por Don Ignacio Trellez y contaba con elementos probados como Cesáreo Victorino, Héctor Sanabria, Vicente Pereda, Juan Ignacio Basaguren entre otros que seguramente estarán deseando que este martes en Londres se de fin a una historia que comenzó hace 4 décadas.

Hoy el entrenador es otro de gran prosapia en balompié como Luis Fernando Tena, hombre que ha sido criticado en varias ocasiones y que tiene un estilo de juego no precisamente atractivo para el espectador, pero que ha sido capaz de llevar el barco a buen puerto hasta el momento, con el naufragio se de la Copa América, pero con una medalla panamericana y un campeonato en el Esperanzas de Toulón.

En la cancha estarán jugadores que muy probablemente estén más preparados que en aquella ocasión. Carlos Salcido y Giovanni Dos Santos son calados en Europa, mientras que Hiram Mier, Jesús Corona, Marco Fabián y Oribe Peralta principalmente cuentan ya con algunas millas recorridas en el profesionalismo.

Wembley servirá de inmejorable campo de batalla para cobrar la deuda pendiente y para dar por fin ese pasito que parece pequeño pero que extrañamente se da, de avanzar no sólo a disputar una medalla, sino de alcanzar una  Final Olímpica, lo que sería sin duda alguna una venganza ideal.

Mi twitter a sus órdenes: @betoruizg



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios