Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Alberto Ruiz.

De invasores a invadidos

Domingo 10 de Marzo del 2013



La afición de Tigres merece todos los respetos de las demás aficiones del país, fue capaz de organizarse con tiempo para realizar la hoy famosa “Invasión Tigre” con más de 20 mil seguidores regiomontanos a la casa del San Luis. Se apoderaron del entorno y convirtieron un estadio enemigo en propio con cánticos antes, durante y después del partido que su equipo terminó ganando cobijado por lo que fue una muestra impresionante de apoyo.

Fue como si el Universitario hubiera abierto una sucursal en San Luis Potosí, sin duda algo nunca antes visto en nuestro país. Están como ejemplos más cercanos lo que pasa con equipos como América o Chivas, que por llamarse grandes presumen de una afición nacional, algo cierto pero no del todo.

El fenómeno de la “Invasión” consistió en trasladar a 20 mil personas de una ciudad a otra con todo lo que esto implica en materia económica, social y mediática principalmente, lo que ningún otro hace en México.

Hay que aclarar que los “grandes” tienen aficionados en todos lados, cierto, pero no tienen la capacidad de mover a un mar de gente de una ciudad a otra, este parece ser un derecho exclusivo de los felinos y es de respetarse y admirarse, más en tiempos violentos como los que vive nuestro futbol y nuestro país en general.

Previo al juego se abrieron taquillas en Monterrey, las agencias de viaje ofrecieron paquetes y los camiones privados se pusieron a disposición para llenar un nicho comercial que se generó alrededor de todo esto y que a fin de cuentas al Club San Luis le dejó una derrama cercana a los cinco millones de pesos en total, incluyendo boletos y consumo en el Alfonso Lastras.

Pero, por otro lado, ¿dónde  quedó el orgullo de los aficionados potosinos y su Directiva?, la verdad es que los de la oficina de los Reales se dejaron querer y poco les importó que otro equipo se adueñara de su casa. Nunca salió una campaña para tratar de contrarrestar, alguna oferta para  incentivar a los ciudadanos potosinos a comprar boletos y competir de alguna forma por la dignidad perdida.

Me da la impresión de que en San Luis festejaron su primer lleno en mucho tiempo y nunca se detuvieron a ver que ellos no lograron la marca, que otro equipo entró con un ejército amarillo y azul ante la impávida mirada de todos aquellos que se dejaron vencer antes de tiempo. Nunca ofrecieron ningún tipo de resistencia.

Quedan pues dos ejemplos totalmente opuestos entre sí, el primero y que deberían seguir algunos otros es el de la afición regia, está en todos lados y no importa lo que tengan que hacer para hacerse sentir, son capaces de invertir tiempo y dinero para convertirse en la mayor porra peregrina del país. Bien por ellos.

Pero por otro lado queda el triste y lamentable ejemplo de una afición que se dejó vencer sin meter las manos, se dejaron noquear antes del primer round y eso es muy triste. Entiendo que están dolidos por tantos cambios de mando y rumbo en el equipo y por la situación porcentual, pero ¿no es que en momentos como ese que más se deberían hacer sentir?

Mi Twitter: @betoruizg

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios