Final azul

Por Alejandro Asmitia V.,

Por Alejandro Asmitia V., Quedó definida la gran final de la Eurocopa de naciones 2000 y para sorpresa de todos los aficionados al futbol, Holanda quedó fuera de la disputa final gracias s su tremenda incompetencia a la hora de ejecutar disparos desde los once metros. No es posible que un equipo tan demoledor y espectacular se derrumbe de la noche a la mañana como lo hizo la escuadra naranja, la cual volvió a demostrar que aún le falta para considerarse un equipo grande, pues ya son varias las ocasiones en las que los tulipanes fallan a la hora buena (recordemos –por ejemplo- la Copa Mundial de Francia 98 en donde sucumbieron ante Brasil en la misma instancia semifinal y de igual manera por la vía de los penales). Pero vayamos por partes; increíblemente pudimos ver en estos juegos semifinales la otra cara de la moneda en los cuatro equipos participantes; primeramente pudimos apreciar el Francia – Portugal que a simple vista lucía como un duelo atractivo, dada la forma y estilo de juego de ambos conjuntos; por desgracia el técnico portugués –Humberto Coelho- decidió aguantar atrás a la temible media y delantera gala por lo que fue muy poco lo que pudo ofrecer ya que, salvo el golazo sorpresivo de Nuno Gómez, los lusitanos no tuvieron grandes ocasiones de gol. Francia, por su parte, tampoco mostró ese futbol de toque, clase y exquisitez que había desplegado al inicio de la competencia y terminó perdiéndose debido a las constantes fallas sobre el marco de Baía; el partido decepcionó a todos los que esperábamos más de él y la definición polémica en gol de oro por parte de Francia a través de un penalty, sólo habla del pobre funcionamiento de ambas escuadras de las cuales, la que jugó un poco mejor, logró su pase a la gran final. ¡Qué lastima que Portugal y Francia dejaron de hacer lo que saben, privándonos a los aficionados de ver un partido digno de una semifinal europea! Cuando supimos que Holanda e Italia se enfrentarían, nos frotábamos las manos a la espera del duelo que definiría al otro finalista, considerando el hecho de que Italia había jugado un poco diferente de su acostumbrado estilo defensivo, ya que por lo menos tenía una mayor vocación hacia el frente, mientras que Holanda dio ante Yugoslavia, una pequeña muestra de su enorme potencial; por desgracia Dino Zoff recordó que ahora enfrentarían al cuadro más fuerte de todos los que habían tenido, por lo que decidió esperar e intentar hacer un gol por la vía del contragolpe, por lo que el partido se volvió de un solo lado. Fue ahí cuando pensábamos que aunque fuera tarde, pero la naranja podría descifrar el esquema italiano, pero una y otra vez se estrellaron ante la férrea defensiva azzurra que casi no dio libertades y cuando lo hizo, los propios jugadores tulipanes se encargaron de aniquilar el encuentro en su contra, porque tener dos penales a favor y no meter ninguno, convierte en justa y merecida la eliminación holandesa y además, para colmo, por “méritos” propios. La definición final desde los once metros, sólo constató el por qué un equipo intenta ser grande, mientras el otro lo es desde hace mucho tiempo. La final de la Eurocopa 2000 es ahora color azul; sólo resta esperar cual de los dos pinta más profundo e intenso; Francia parece llegar con una ligera ventaja debido primeramente al día extra de descanso, así como por la suspensión del jugador italiano Zambrotta, pero recordemos que si algo ha hecho grande a Italia es el hecho de que no se le puede dar por muerto hasta que finalice el encuentro, por lo que será un partido sumamente parejo y disputado. Nos atrevemos a pronosticar que si Francia anota primero, entonces podría ser una final de época porque Italia tendrá que demostrar de qué está hecho, ya que en todo el torneo nunca se han encontrado con una desventaja en el marcador; por otro lado si los italianos mantienen el cero en su portería, podrían alargar el encuentro hasta lo último, lo que convertiría el partido en un duelo sumamente tenso, como ocurrió ante los holandeses. La revancha de los cuartos de final de Francia 98 ha llegado y tanto azzurris como galos tienen la palabra, sólo nos resta desearles suerte a ambos y que gane el que más lo merezca, pero también pedimos que ambos nos dejen ver una final digna de una competencia tan importante como lo es la Eurocopa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas