Cuatro grandes caídas

Por Alejandro Asmitia V.

Por Alejandro Asmitia V. Por supuesto estimados lectores que con el título de nuestra columna, no nos estamos refiriendo a alguna lucha en la que haya participado el Hijo del Santo, Tinieblas, el Rayo de Jalisco, o algún otro estrella del pancracio mexicano;, nos referimos a las derrotas sufridas por cuatro equipos, que desde nuestro particular punto de vista, son los cuatro grandes de nuestro futbol: Guadalajara, Cruz Azul, América y los Pumas de la UNAM. Los tres primeros han alcanzado la grandeza en base a su historia, títulos y presencia en finales de nuestro campeonato, mientras que el último es grande por todo lo que ha aportado para el desarrollo de nuestro balompié, desde su ascenso a principios de los años sesenta. Así es amigos, las Chivas, Cementeros, Aguilas y Pumas tuvieron una fatal segunda jornada y fueron vencidos por rivales que no tienen la jerarquía que por lo menos presumen cuadros tan bien armados y por supuesto publicitados como lo son estos cuatro equipos. Primeramente le tocó el turno de caer a Cruz Azul, un equipo que si bien arrancó de manera contundente el campeonato, no podíamos asegurar que era un alentador arranque debido a la mediocridad manifestada por el Monterrey, por lo que la derrota azul en Irapuato no fue de ninguna manera sorpresiva; lo que si notamos en los celestes es una gran cantidad de llegadas que no son concretadas, lo que habla de una deficiencia ofensiva que debe ser pronto superada por el equipo de Trejo, si quiere realmente aspirar a grandes cosas. De los cuatro grandes que cayeron, Cruz Azul fue el que mostró mejores cosas y tal parece que sólo requiere de tiempo y acoplamiento entre sus líneas, pero habrá que esperar. Por la noche del sábado tocó el turno a las inoperantes Chivas Rayadas del Guadalajara quienes quisieron pero no pudieron con un Atlas de mayor dinámica y juego de conjunto que los superó ampliamente. El Clásico tapatío fue una muestra de lo que serán las Chivas en esta temporada. Un equipo desmantelado, sin motivación e idea futbolística que no aspira a grandes cosas, gracias a la “magnífica” dirección de una promotora mercenaria que sólo busca su propio beneficio sin importarle que con ello sacrifique a la escuadra más popular del país. El domingo a las 12 del día regresó el Atlante al otrora estadio Azulgrana para hacer cera y pabilo de unos Pumas que parecen tiernos gatitos sobre el terreno de juego; no es posible que un equipo como la Universidad de México haga este tipo de papelones porque el nivel manifestado por Pumas en este inicio de torneo es lamentable. Primeramente los Tecos les dieron un baile en su propia casa la semana pasada y ahora fueron los Potros los que aprovecharon las carencias del equipo de Hugo para encajarle cinco tantos (los dos últimos logrados en un verdadero concierto azulgrana) y prender así los focos rojos en la institución universitaria. No creemos que Torrado sea la solución al problema, porque debemos recordar las salidas de Sancho y Olalde (dos puntales en el anterior equipo), pero si es necesario que la directiva haga un esfuerzo por unificar al conjunto y qué mejor que trayendo de nueva cuenta al “hijo pródigo”. Por último tenemos al América que, como mencionamos la semana pasada, no es el equipazo que muchos piensan y ya ante Morelia lo había manifestado, porque hubo momentos del partido ante los Monarcas en que varios de sus hombres se perdieron en el terreno de juego y en el encuentro ante Santos volvieron a manifestarlo, pero con mayor frecuencia, esto debido al pobre funcionamiento de conjunto que no les permitió hacer gran cosa en el Corona; Ahora viene la prueba de fuego para los americanistas ya que si existe un rival duro en este momento son los campeones Diablos Rojos del Toluca, a quienes de paso enviamos un aplauso por su gran inicio del torneo. Si el América vence a los rojos aumentará sus posibilidades, pero no se deben echar las campanas al vuelo si esto se da, porque en el torneo anterior los de Coapa ganaron en la propia Bombonera y aún así no pudieron coronarse al final del campeonato. Lo cierto es que estos cuatro grandes deben despertar por el bien de su numerosa afición y del futbol mexicano en general porque ya comenzaron debiéndonos. Con gusto esperamos sus comentarios en asmitia@mediotiempo.com.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas