La infalibilidad arbitral

Por: Alejandro Asmitia V.

Por: Alejandro Asmitia V. Estimados amigos lectores, reconozco que el comentario que haré en esta ocasión surge debido al enojo que me causó -y que aún mantengo- por la absurda eliminación del mexicano Bernardo Segura en la prueba de marcha de 20 Kilómetros durante los Juegos Olímpicos de Sydney. Se también que este espacio es para comentar de temas futbolísticos pero precisamente recordando esta lamentable y reprobable descalificación de Segura me sirve como ejemplo para analizar otras cuestiones balompédicas. Bueno, el tema principal es lo infalible que puede ser un juez durante la práctica de un deporte. Mucho se comenta que el árbitro, referee, ampayer, juez, etc. tiene toda la autoridad para decir lo que está bien y lo que está mal dentro del campo, pista o juego en general; igualmente se comenta que esto es para darle credibilidad a la actividad deportiva, la cual se haría poco confiable si personas externas a los jueces meten la mano, pero una justificación que también surge y es motivo de polémica es el hecho de que se menciona que al ser humanos los encargados de impartir justicia, PUEDEN EQUIVOCARSE. Es cuando mucha gente –en la cual un servidor se incluye- se pregunta: ¿SI SON HUMANOS COMO PUEDEN TENER DECISIONES INFALIBLES? Esto es lo que provoca una discordancia entre el dicho y el hecho porque muchos jueces sienten el poder muy de cerca y se aprovechan de éste para tomar revancha, desquite o simplemente para salir en una mala tarde y echar a perder el trabajo de otras personas que se han esforzado por AÑOS para sacara adelante su actividad. Para muestra hay muchos botones que sirven como ejemplo; ¿si los árbitros no le hubieran marcado sendos fueras de lugar al equipo de Brasil en su partido de cuartos de final ante Camerún hubieran caído los amazónicos? Igualmente y ya pasando a nuestro torneo: ¿los Pumas hubieran perdido aquella polémica final de la 84-85 si se pudiera apelar el pésimo arbitraje de Joaquín Urrea? Y de aquí pordríamos tomar infinidad de ejemplos pero no es el caso invadir de situaciones a este comentario, sino sólo situar y argumentar que la infalibilidad arbitral no debería existir, o por lo menos flexibilizarla un poco. Se que muchos no estarán de acuerdo con esto porque dirán que si alguien contradice las decisiones arbitrales se le quitaría el sabor no sólo al futbol, sino a cualquier deporte, pero ante injusticias tan evidentes deben tomarse las medidas necesarias porque no puede ser que ahora salgan los de la Federación Internacional de Atletismo con la excusa de que el video no es una prueba. ¿Entonces dónde queda el tan mentado avance tecnológico? Está bien que los eventos deportivos sigan siendo regidos por humanos, pues son éstos quienes los practican, pero de esto a que sigan siendo infalibles hay mucha diferencia. Yo estoy de acuerdo en que por ejemplo en el futbol pueda usarse el video como prueba de algunas cosas y qué mejor si con ello evitamos injusticias; a lo mejor no en todo el torneo, pero si en las finales para tener así a un campeón justo y merecido. Por desgracia tuvo que ocurrir el vergonzoso caso de Segura para que nos diéramos cuenta que tener de infalible a un humano es casi casi como darle las puertas del cielo al Diablo; obviamente sabemos lo que haría ¿verdad? El exceso de poder llega a convertirnos en autoritarios y eso es lo que no puede permitirse en la práctica de un deporte. En la historia futbolística han existido muchos casos de injusticias arbitrales, asimismo en las del deporte mundial, por lo que creo que ya es tiempo de hacer un verdadero cambio en las reglas para que los méritos deportivos superen a los errores humanos, los cuales seguirán por los siglos de los siglos por la gran desventaja de ser eso: humanos. asmitia@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas