También es Clásico

Por Alejandro Asmitia V.

Por Alejandro Asmitia V. Antes de iniciar mi comentario de esta ocasión hablaré brevemente de lo que fue una edición más del denominado “Clásico de Clásicos” del futbol mexicano. Primeramente quiero decir que hubo dos cosas que me sorprendieron, la primera fue el pobre y mediocre funcionamiento del América (porque aunque se sabía que andaba mal no se pensaba que era para tanto) y por otro lado el desempeño de unas Chivas que sacaron el corazón y con un plantel muy inferior al de su rival lograron darle un verdadero baile a los amarillos para humillarlos en su propio patio. Igualmente la entrada al inmueble de Santa Úrsula es para comentarse ya que a pesar de que ambos equipos no andan del todo bien, el público respondió y llenó el graderío para presenciar el resurgimiento del Rebaño Sagrado y el entierro del odiado rival que ahora tendrá que jugarse su temporada la próxima semana cuando visite el Estadio Azul para enfrentar otro partido que, desde el particular punto de vista de este servidor, también es un Clásico y en muchas ocasiones ha sido mejor que el América – Guadalajara; por supuesto que me refiero al partido entre Cruz Azul y América y para demostrar su importancia les manifiesto algunos argumentos sobre el mismo. Este partido es un clásico por donde quiera que se le vea ya que tanto uno como el otro son rivales antagónicos de nuestro futbol; ambos cuadros son grandes por lo que han demostrado en la historia del balompié azteca y además han brindado partidos memorables que han quedado para el recuerdo. Muchos encuentros entre Cementeros y Aguilas han superado incluso al Chivas – América en espectacularidad, entrega, lucha y buen futbol. Por si fuera poco la rivalidad entre estos dos cuadros ha ido creciendo con el paso del tiempo debido a lo parejo que resultan sus encuentros y a la gran cantidad de ocasiones en que se han enfrentado en liguillas por el título (once en total), lo que convierte al Cruz Azul – América en un clásico a la altura de otros duelos regionales como el Chivas – Atlas o el Tigres – Monterrey. Cómo podría olvidarse aquella final de la temporada 71-72 en la cual Cruz Azul (recién llegado al Estadio Azteca) superó claramente al entonces campeón América con un juego excelso y exquisito que permitió a la Máquina Celeste el ganar seguidores por millones en la República Mexicana. Inolvidable también será la revancha de los de Coapa en la campaña 88-89 en la que con base en un gran juego de conjunto en donde destacaban Zague, Santos, Hermosillo, entre otros, pudieron doblegar a su rival para llevarse su octavo título en la historia profesional. Este duelo es candente y trepidante, duró más de quince años en no tener un cero a cero hasta el par de roscas en el encuentro de ida de la semifinal de Invierno 99, por lo que casi siempre el espectáculo está garantizado; por si fuera poco en los años noventa fueron SIETE las ocasiones en las que estos dos equipos se enfrentaron en fase final, correspondiendo cuatro eliminatorias a favor del América y tres a la Máquina, por lo que más parejo no podía estar. Por si fuera poco, tal vez América y Cruz Azul son los dos únicos y reales rivales en este momento en nuestro futbol, ya que son transmitidos por diferentes televisoras (América en Televisa y Cruz Azul en TV Azteca), anuncian marcas refresqueras competidoras (Las Águilas Coca Cola y La Máquina Pepsi), la cerveza que los patrocina también son competencia (Sol en los de Coapa y Corona en los de la Noria), además de que hasta en la telefonía tienen rivalidad (ya que Pegaso está con América y Telmex con Cruz Azul) ¿habrá algún otro equipo tan antagónico y rival del América en los últimos años como lo ha sido el equipo cementero? Es por ello que desde estas líneas quiero defender a este partido que -desde que Televisa no tiene la transmisión de ambos- se ha intentado desvirtuar, pero que con ARGUMENTOS SOLIDOS se demuestra que es un CLÁSICO en toda la extensión de la palabra. Ya entrando en el partido el Cruz Azul luce como ligero favorito debido al mal nivel del América, pero tal vez esto ayude a las Águilas de Coapa ya que si ganan este duelo podrán tener el trampolín necesario para levantar y esto será una prueba más de la importancia de este partido porque si no fuera Clásico, pregúntenle al América el por qué saldrá a darlo todo para salvar en algo su mediocre temporada. asmitia@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas