Ya Chole

¡No es posible! En verdad que cada día que pasa están peor, su forma de actuar, de “informar” o más bien de manipular al auditorio es cada día más obvia y tal parece que Televisa no se da cuenta...

¡No es posible! En verdad que cada día que pasa están peor, su forma de actuar, de “informar” o más bien de manipular al auditorio es cada día más obvia y tal parece que Televisa no se da cuenta que el país cambia, para bien o para mal, pero no es posible repetir los viejos vicios de antaño, ¡por favor Televisa, ya no estamos para eso! Esto lo comento porque el pasado fin de semana tuve la oportunidad de presenciar tres actos claros de manipuleo e influencia hacia el público que los escucha y los ve; primeramente con sus “famosas” encuestas en las que el público puede expresar “libremente” su opinión, pero digo “libremente” y “famosas” así entre comillas porque no es posible que comenten que el público tiene la palabra y por otro lado predispongan al espectador a expresar la opinión que ellos quieren, es por ello que la libertad es sumamente cuestionada y la supuesta fama de sus encuestas se desvanece y se convierte en una fama a lo negativo porque lo famoso de las encuestas de Televisa es la manipulación que se ejerce en las mismas. Pero ¿cuál es el motivo de mi enojo? Se preguntarán ustedes, pues de inicio ver una encuesta en la que le preguntaban al público si la ex Concacaf tenía responsabilidad en la lesión de Cuauhtémoc Blanco, a lo que la abrumadora mayoría respondió que sí, algo que me pareció inconcebible porque no entendía la razón de ser del cuestionamiento si consideramos que dentro del partido el trinitario agresor fue expulsado y seguramente tendrá su castigo en juegos de suspensión, entonces qué mas queremos ¿qué se le suspenda de por vida, que lo sentencien a muerte o algo así? Inhabilitarlo de por vida no creo que le afecte a un jugador semiprofesional como él, así es que no siento que sea para tanto y lo que sí debe hacer el futbol mexicano es poner focos rojos de atención para futuros encuentros, pero de eso a casi casi mandar pedir la cabeza del trinitario siento que no se vale porque además mucho se habla de que lesionó al mejor jugador mexicano de la actualidad, pero desde mi particular punto de vista, Cuauhtémoc Blanco es el jugador mexicano más publicitado pero no el mejor. De antemano se que muchos no estarán de acuerdo conmigo, pero ¿si Blanco no fuera un jugador surgido del americanismo tendría esa promoción? La respuesta se las dejo a todos ustedes. La otra encuesta sólo la comentaré muy brevemente porque es del mismo estilo, en este segundo cuestionamiento (planteado en el programa La Jugada) se comentaba que cuál sería el mejor castigo para el trinitario, la suspensión de por vida o inhabilitarlo hasta el regreso de Blanco; la gente afortunadamente optó por la segunda opción, porque al menos se percató que dicha pregunta era demasiado para el jugador caribeño. ¿Con esas preguntas qué intenta hacer Televisa? Otra respuesta sumamente obvia ¿no les parece? La tercera parte del manipuleo televisivo está en el aniversario del América, un club siempre seguido, publicitado, promocionado en exceso y que realmente no merece que se hable tanto de él porque año con año (desde hace once para acá) sólo ha mostrado que es un cuadro del montón y mediocre en muchos momentos y que de no ser por sus dueños, nadie hablaría nada de ellos. Curiosamente el equipo mismo se encarga de desinflar cualquier comentario positivo al dar exhibiciones como la de ayer en donde el Puebla, que pasa serios problemas en el actual torneo, estuvo a punto de vencer al conjunto azulcrema en su propia casa y en su festejo de aniversario. Con ello se demuestra que el mayor enemigo del América son ellos mismos. ¡Ya chole Televisa! ¿Crees que puedes engañar a todos?, afortunadamente existen muchas personas que no se dejan seducir por informaciones tendenciosas como esas, pero los que aún no se dan cuenta por lo menos están advertidos. asmitia@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas