Antesala pareja

Por: Alejandro Asmitia V.

Por: Alejandro Asmitia V. Después de los trepidantes partidos de cuartos de final, han quedado definidos los cuatro semifinalistas que pelearán por el título del Invierno 2000, los cuales –de nueva cuenta y acordes con los Inviernos pasados- nos dan a tres sorpresas ya que sólo uno de los cuatro primeros de la tabla (Toluca) pudo conquistar su pase y en qué forma, de último minuto y recibiendo cuatro goles en casa. Ahora los partidos semifinales lucen parejos y con oportunidades para los cuatro contendientes; por un lado un juego ya clásico en finales es el Toluca – Atlas, el cual no parece llegar en el mejor momento de ambos, pero no cabe duda que esa combinación se complementa bien y es la oportunidad para que los Rojinegros cobren venganza de aquella final del Verano 99, porque el nivel del campeón Toluca ni por mucho es el de otros años. Atlas deberá mejorar de igual manera si quiere obtener su pase a la final porque el triunfo sobre Cruz Azul fue más por lo que dejó de hacer el conjunto cementero que por el buen futbol atlista, pero viendo el futbol desplegado creo que a pesar de que el cierre será en la Bombonera, el pase deberá ser tapatío. El otro duelo es de pronóstico reservado ya que tanto Santos como Morelia tuvieron un nivel similar en la temporada, con una ligera ventaja para los purépechas por cerrar en casa y por tener mayores variantes a la ofensiva, por lo que es el ahora o nunca para el Morelia quien tiene la posibilidad de disputar la primera final de su historia, pero veremos que nos dice el campeón goleador, Jared Borgetti, y por supuesto que el duelo de estrategas entre Quirarte y Tena dará también de qué hablar. Ya que los Inviernos se han caracterizado por ser muy sorpresivos, no se descarte una final entre Atlas y Morelia, la cual sería atractiva porque ninguno de estos dos equipos ha podido ser campeón de una liguilla, pero también la final “cervecera” entre Toluca y Santos podría repetirse, por lo que nada para nadie y después del futbol demostrado por los locales en los juegos de cuartos de final, no se puede dar ningún vaticinio, aunque mucho dependerá que ahora si el alguno de los conjuntos logre ganar y convencer en su casa para aspirar a la gran final. De los eliminados... De los cuatro conjuntos que quedaron fuera en primera ronda, vaya un reconocimiento para el América, el cual remontó una desventaja de cuatro tantos y estuvo a punto de derrotar al campeón en propia casa, pero una genialidad de Cardozo acabó con el sueño de los azulcremas que ya se veían en semifinales; aún así la campaña americanista dejó mucho que desear y la esperanza se centrará en lo que pueda hacer Basile de cara al Verano 2001. Necaxa no aprovechó el hecho de ser el mejor visitante del torneo y eso a final de cuentas le peso, ya que en casa tuvo una temporada fatal que se redondeó con el juego de vuelta ante Santos; para el recuerdo quedará esa bravía reacción de Zague, quien puso cerca de la calificación a los Rayos, pero también la deficiente actuación de Medford y Delgado debe ponerlos a meditar seriamente ya que ellos son en mucha parte responsables de la debacle rojiblanca. Pachuca tuvo un buen torneo, incluso mejor que el de hace un año cuando fue campeón, pero ahora si la suerte (que mucho le ayudó en el Invierno anterior) no estuvo de su lado y terminaron sucumbiendo ante la garra y disposición del Morelia. Para finalizar Cruz Azul.... que se puede decir de un equipo desangelado, frío, inoperante y con falta de ganas por querer hacer bien las cosas. Es la tercera vez que son líderes y en las tres han quedado fuera en primera ronda; ¿es eso posible en una institución que se dice grande? No puede entenderse el hecho de que cuando más se necesita hacer valer la condición de local no se consigue, pero mientras la directiva continúe tolerando esta situación, continuarán los fracasos dentro de la institución cementera. ¿Fue un fracaso para Cruz Azul? analizando la campaña regular y viendo el nivel que mostró el equipo por momentos, por supuesto que si ya que el haber perdido por “méritos propios” con el Atlas, con ese futbol tan falto de idea y espíritu, fue un sonoro fracaso porque es inconcebible pensar que mientras otros equipos necesitaban muchos goles para mantenerse vivos, los metieron y aunque a algunos no les alcanzó, por lo menos se murieron en la raya, mientras que Cruz Azul sólo iba por uno y no logró nada para quedar de nueva cuenta en deuda con su afición que de nueva cuenta sufre su enésima decepción y no se ve para cuándo podrá festejar un título en casa. asmitia@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas