Debut y expectación

Por: Alejandro Asmitia V.

Por: Alejandro Asmitia V. Antes de comenzar con mi comentario de esta semana quiero mandar un cordial y afectuoso abrazo a todos los asiduos cibernáutas de mediotiempo.com por el inicio de este año 2001, esperando que todos sus sueños y anhelos en este nuevo siglo y de igual forma milenio, se hagan realidad. Ahora si amigos, entramos de lleno al comentario de esta ocasión, el cual va dirigido a la presentación del nuevo refuerzo americanista, Iván Zamorano, que llegó con bombo y platillo como el “salvador” que las Águilas esperan para terminar así con una sequía de títulos que se aproxima a los doce años. Nadie duda de la calidad del famoso Bam – Bam, pues es un futbolista de capacidad comprobada que ha triunfado en dos balompiés de gran nivel como lo son el español -con los Merengues del Real Madrid- y el italiano -con el Inter de Milán- lo que habla de su importancia en el escenario futbolístico internacional. Este mismo Zamorano de igual manera tiene dos buenos antecedentes que hablan también de su peso en la Selección Chilena ya que fue parte importante del plantel andino que clasificó a la segunda ronda del Mundial Francia 98 y ni qué decir del gran papel de Chile en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, en donde Zamorano mostró espíritu, ambición, ganas de querer hacer bien las cosas y por supuesto que la medalla de bronce no fue lo que esperaba su pueblo y él mismo, ya que como jugador ganador pretendía darle lo máximo a su nación, pero aún así el logro ahí queda como una muestra más de su capacidad. Desde que comenzaron los rumores sobre su posible fichaje al conjunto americanista, creció en sobremanera la expectación en todo el ámbito futbolístico nacional ya que jugadores de esta calidad son los que pueden darle un levantón al balompié azteca, siempre y cuando vengan con la mentalidad de triunfar en un futbol, si bien es cierto no del nivel del europeo, pero eso si muy parejo y por ende competitivo en donde cualquiera puede ganar. Ahora sólo resta esperar el tan publicitado debut del once azulcrema, el cual sólo lo podrán ver las personas que asistan al Estadio Azteca o las que posean el sistema de televisión satelital conocido como Sky, por lo que la mayoría de americanistas en todo el país no podrán presenciar el debut de su nuevo “salvador”. ¿Podrá Zamorano cumplir con las expectativas? Nadie mejor que el tiempo podrá contestar esa pregunta, ya que el Bam- Bam llega a un equipo con suma presión y que a pesar de ser de los llamados grandes de nuestro futbol no ha podido conseguir nada en más de una década, por lo que es un buen reto para esta figura del futbol internacional. De la misma forma tendrá mucho que ver el accionar futbolístico de todo el conjunto, porque si el América pretende que el juego individual de Zamorano le resuelva partidos, a lo mejor sólo puede funcionarle en algunos momentos del torneo; pero recordemos que para ganar un título es fundamental contar con un sistema en el que el juego de conjunto sea lo principal y tener sólo como un recurso a las individualidades, pero nunca como el arma fundamental. América tiene la mesa puesta en este Verano 2001 y sólo resta esperar cuál será su funcionamiento dentro de la cancha. De nueva cuenta no hay pretextos para esta institución siempre publicitada, por lo que su afición debe ser exigente y no conformarse sólo con chispazos, porque si el América quiere recobrar esa grandeza perdida, sólo con un título lo puede hacer, con nada más. asmitia@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas