Una soberana vergüenza o ¿sigue la mata dando?

Por: Alejandro Asmitia V.

Por: Alejandro Asmitia V. Y así es amigos y amigas pamboleros, el futbol nacional sigue con lamentables actuaciones y ahora fue la Selección Nacional la que hizo el papelón al caer con un rejuvenecido equipo búlgaro sobre la cancha del estadio Morelos de Morelia por dos tantos contra cero. Tal parece que el tropiezo con la misma piedra es muy normal en nuestro balompié porque apenas comentábamos con todos ustedes hace unos días sobre lo que no esperaba en el futuro cercano e inmediatamente el tricolor se encargo de corroborar las palabras no solamente de un servidor, sino de igual manera de la mayoría de analistas y comentaristas de este deporte, así como del público en general que ve con tristeza como el otrora gigante de la hoy Confederación de Futbol se desmorona dramáticamente. Pero ¿no les parece a ustedes que ya basta? Tiene que ponerse un hasta aquí muy pronto porque no es justo que nuestro futbol siga perdiendo ese respeto que con muchos trabajos comenzaba a ganarse y ahora -por actuaciones como la del partido ante Bulgaria- se volverá a los viejos tiempos en donde lo menos que existía para con nuestro futbol era respeto. México comienza de manera pésima el siglo XXI y ésta es una seria llamada de atención para un hombre (Enrique Meza) que ya fue exitoso en clubes, pero que para nada ha dado el ancho en el banquillo de la Selección Nacional y que además va que vuela para decirle adiós -incluso antes de tiempo- a la dirección técnica de la selección mexicana ya que de seguir así, la calificación rumbo a una Copa del Mundo que se veía segura se vendrá abajo, lo que sería nefasto para nuestro, ya de por sí, maltrecho balompié. La advertencia va en aumento y es necesario que alguien que en verdad ame al futbol ponga el correctivo necesario porque los actuales dirigentes están demostrando que sus intereses personales están por encima de los que convienen a un seleccionado que hoy por hoy es sólo una caricatura de lo que alguna vez fue un equipo, cierto no temido, pero por lo menos respetado y con personalidad, situación que desgraciadamente parece haberse quedado en el pasado; ¿o no cree usted, estimado lector? asmitia@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas