Maleficio tricolor

El Campeón está en crisis. Luego de 4 jornadas, los actuales monarcas del futbol mexicano, los Tuzos del Pachuca ocupan inexplicablemente la última posición de la clasificación general del torneo...

El Campeón está en crisis. Luego de 4 jornadas, los actuales monarcas del futbol mexicano, los Tuzos del Pachuca ocupan inexplicablemente la última posición de la clasificación general del torneo de Apertura 2006.

Todo mundo recurrirá seguramente a la famosa "campeonitis",  la más fácil definición para explicar cuando el monarca de un torneo al siguiente arranca en muy mala forma. Pero atención, el caso del Pachuca es realmente interesante para analizarse porque la crisis en el equipo arrancó 16 horas después de haberse alzado con el trofeo del certamen anterior sobre San Luis, aunque la verdadera Final la disputó en Semifinales ante las Chivas del Guadalajara.

¿Quién es el verdadero culpable de lo que está pasando con el llamado "Equipo de México"? La inaudita manera en que festejaron los Tuzos el título nos dejó a todos boquiabiertos. Pocos clubes en el mundo podrán presumir de que el primer acto para celebrar un campeonato es la renuncia del estratega que los encaminó hasta la cima para anunciar, el mismo día de su renuncia, que se va a dirigir a Tigres. Yo sigo lamentando la poca ética que mostró José Luis Trejo con sus actitudes, no por perjudicar a la Directiva de Jesús Martínez, sino por demostrar que los colores hidalguenses le valían gorro y únicamente conducirse como verdadero mercenario. Aunque también habrá que criticar la muy mala visión y manera de manejar la extensión de contrato de un técnico evidentemente cotizado por parte de Jesús Martínez y Andrés Farsi.

En ese momento estalló la crisis. Después de lanzarse dardos rojos con Trejo, el Presidente hidalguense anunció en menos de una semana a Enrique Meza como su nuevo timonel. ¿Porqué Enrique "Ojitos"  Meza fue el elegido? ¿Qué méritos deportivos tenía en los últimos 5 años como para haber sido el elegido para comandar el barco de los campeones que, por obvias razones, se convierte en el rival a vencer y todos le jugarían a muerte?

Olvidemos que Enrique Meza es una gran persona, porque el decir que la principal virtud de un técnico es que es buen ser humano, lejos de ayudarle lo perjudica, máxime en un deporte como el futbol donde un buen porcentaje de futbolistas se aprovechan de cualquier posibilidad para volverse más mañosos y menos profesionales. Conste que yo soy de los que pienso efectivamente es un hombre extraordinario.

Enrique Meza carga con una lápida que parece demasiado pesada para su personalidad. El fracaso rotundo al frente de la Selección Mexicana, lo ha sumergido en una de las peores situaciones que yo recuerde para cualquier extécnico del Tricolor. La fórmula que lo catapultó hasta lo más alto de nuestro país con el imparable Toluca de finales de los noventa, ha caducado; ese futbol espectacular e imparable sólo lo podía jugar ese Toluca de Cristante, Macías, Carmona, Ruiz, Estay, Abundis y Cardozo, entre otros. El no saber adaptarse a nuevas situaciones, a jugadores con diferentes cualidades y condiciones y sobre todo al futbol actual, son desde mi perspectiva los errores en la reciente carrera de Enrique Meza que lo ha llevado a tropezar de fea manera con Cruz Azul, Atlas y el mismo Toluca.

Es cierto que a Pachuca se le fueron las dos piezas fundamentales en el ataque del certamen anterior: Nelson Cuevas y Richard Núñez, pero Enrique Meza tuvo 3 meses para armar a su equipo y eligieron a Christian Jiménez y Damián Álvarez para sustituirlos. El resto es prácticamente el mismo plantel de jugadores y es cierto que muchos están en muy baja forma.

Después de festejar el cuarto título de su historia, Jesús Martínez y Enrique Meza tuvieron dos meses  y medio para el periodo de descanso, armar al equipo y diseñar una pretemporada  que les permitiera a los jugadores llegar en ritmo y en condiciones para iniciar la defensa de su corona desde la fecha inicial.

Hablar de campeonitis no me interesa.

A pesar de que en muchas ocasiones he aplaudido las decisiones del Pachuca, hoy tengo que decir que el principal culpable de la situación del Campeón es Jesús Martínez. Enrique Meza no era el indicado para asumir el timón del equipo Campeón.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas