Un paso atrás

A pesar de la última clasificación mundial de la FIFA en la que es evidentemente que por la lentitud en el proceso de elección del nuevo seleccionador, el representativo Tricolor ha perdido...

A pesar de la última clasificación mundial de la FIFA en la que es evidentemente que por la lentitud en el proceso de elección del nuevo seleccionador, el representativo Tricolor ha perdido presencia (momentánea) y lugares a nivel internacional, en el plano individual la historia está siendo totalmente a la inversa. Es motivo de gusto el ver a nuestros compatriotas responder a las expectativas que en ellos se cimbraron al momento de anunciarse su exportación al viejo continente.

Poco a poco y pese al complicado proceso de adaptación a nuevas formas y costumbres, casi todos han logrado entender rápidamente cómo deben de trabajar y prepararse para poder ser aceptados en primera instancia, y paso a paso, ir logrando una consolidación en sus respetivos clubes. Lamentablemente, siempre hay un negrito en el arroz y en estos momentos se llama Francisco "Kikín" Fonseca.

El carismático ex atacante de La Piedad, Pumas y Cruz Azul, ha tenido un pobrísimo desempeño en el Benfica de Portugal tras casi dos meses y medio de actividad, tanto en la liga como en la Liga de Campeones (primero en la fase clasificatoria y después en la ronda de grupos). Su participación en el torneo lusitano se reduce a 161 minutos en 4 partidos de los 7 que se han disputado. En solo uno de ellos ha iniciado como titular y ninguno lo ha jugado completo. En la justa continental apenas ha tenido oportunidad de vivir la sensación de participar en el torneo más importante del mundo a nivel de clubes.

"Kikín" salió del futbol mexicano de una manera inesperada, a pesar de que él mismo había permanecido en Europa tras la eliminación de México en el Mundial, buscando a como diera lugar un sitio en el viejo continente. Cuando parecía que las opciones -sobre todo alemanas- se habían caído, surgió el Benfica y sin mucho margen de maniobra para la Directiva celeste, se anunció su salida. Realmente no quedó muy claro cómo se logró el pase de Fonseca a este equipo que año tras año es candidato al título en su país. Si bien se supo que fue compra por 3.2 millones de dólares, jamás se aclaró si el pase lo adquirió al 100 por ciento la Directiva de Las Águilas o existió un tercero que adquirió un porcentaje de la carta.

Todo parecía marchar sobre ruedas para el jugador poco aprovechado por La Volpe durante el Mundial. Su arribo a tierras portuguesas fue toda una sensación. Aprovechándose de la expectación y su enorme carisma, fue imagen de portada de prácticamente todos los diarios deportivos; las cadenas de radio y televisión realizaban sinfín de entrevistas a la nueva figura del Benfica, "El Goleador Mexicano".

Sólo hubo un error que nunca se detecto ni aclaró a los medios lusitanos y que ni el propio "Kikín" ni el agente que lo llevó supieron explicarle a la opinión pública.

Francisco Fonseca es un jugador con una garra y una intensidad como pocos en los últimos tiempos en México –actitud que lo llevó a ser el consentido de los aficionados mexicanos-, pero no necesariamente es un centro delantero clavado ni un goleador incontenible (como si lo son, o fueron, Jared Borgetti, Hugo Sánchez, Luis García o Carlos Hermosillo, por citar algunos mexicanos).  Aunque en nuestro país tuvo buenas rachas goleadoras, Fonseca no es el clásico hombre de área que únicamente espera servicios para rematarlos. Es un jugador que tiene que sentirse con libertad de medio campo hacia delante y la misma intensidad con la que juega lo lleva de manera frecuente al área rival, pero no necesariamente a concluir las jugadas.

Al Benfica llegó (así lo anunciaron) como el nuevo gran goleador del equipo y el hombre al que el técnico Fernando Santos pudiera intercalar, ante tanta actividad, con el ídolo de ese país Nuno Gómes, este sí, goleador nato. El deseo no ha podido hacerse realidad.

Peor aun es que ante la poca eficacia del mexicano, Fernando Santos ha encontrado en el ruso Andrei Karyaka y el italiano Fabricio Miccoli a dos hombres confiables que han respondido a las oportunidades con goles.

El futuro de Francisco "Kikín" Fonseca en el Benfica no tiene panorama halagüeño, habrá que confiar en que su actitud guerrera y la buena estrella que siempre lo ha acompañado le permitan pronto ganarse una posición en el futbol de Portugal.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas