El regreso…

En esta hermosa profesión que es el periodismo (deportivo, en mi caso), la vanidad de quién la ejerce en muchas ocasiones supera a la razón de nuestra existencia: Los deportistas y quienes de...

En esta hermosa profesión que es el periodismo (deportivo, en mi caso), la vanidad de quién la ejerce en muchas ocasiones supera a la razón de nuestra existencia: Los deportistas y quienes de alguna forma u otra intervienen directamente en el deporte. Ser escuchado en la radio, leído en periódicos o revistas o visto en la televisión es un privilegio para quienes tenemos la fortuna de trabajar en esta carrera pero también una enorme y profunda responsabilidad. Y es justamente por ese gran compromiso con el que vivimos a diario que un periodista nunca debe sentirse poseedor de la verdad absoluta ni permitir que la vanidad, egolatría o la soberbia lo dejen encerrado en una burbuja donde no se oye y no se ve nada.

Hace casi 3 meses en este mismo espacio hice una aseveración muy drástica que en ese momento pensé era la realidad. Luego de cuatro derrotas consecutivas arrancando el Torneo como Campeón defensor afirmé que Enrique Meza había sido la peor elección que pudo haber tomado Jesús Martínez para suceder a José Luis Trejo al frente de los Tuzos del Pachuca. Aseguré que el gran culpable de la caída estrepitosa en la que caerían los hidalguenses sería única y exclusivamente responsabilidad de su Presidente y que Enrique Meza era un técnico cuya fórmula de éxito se había agotado, no se había modernizado y los jugadores ya no le creían lo que les decía y por ello sumaría un fracaso más a la lista que incluye a la Selección Mexicana, Toluca, Cruz Azul, Atlas y Toluca.

Apenas un par de semanas atrás lo hice vía telefónica, hace unas horas lo hice personalmente y ahora, como regla elemental del periodismo, lo hago también en este mismo espacio que fue el que utilicé en aquella ocasión.

Ofrezco una disculpa a Enrique Meza y a Jesús Martínez por mis aseveraciones, que a todas luces han sido desmentidas y no con palabras, sino con hechos en el terreno de juego conforme han ido avanzando las semanas y los torneos. No sólo tengo que reconocer (cosa que hago con mucho gusto) que Pachuca es el mejor representante del futbol mexicano en el plano internacional hoy en día, sino que es el equipo que mejor esta jugando al futbol. Ni Jesús Martínez se equivocó, ni la fórmula de Meza caducó, aunque él mismo reconoce que después de los resultados de los últimos 5 años pensó que sí. Es una verdaderamente lástima que todavía en México no se tenga la suficiente capacidad para organizar debidamente un Torneo porque estoy seguro que de ser así éste Pachuca podría convertirse en el segundo bicampeón en torneos cortos y el primero en poder ganar una Final de un torneo sudamericano.

Después de la gran exhibición ofrecida anoche en su estadio ante el Atlético Paranaense al que eliminó por goleada, tuve la posibilidad de platicar con el entrenador de los Tuzos. Para mi enorme sorpresa, lejos de recriminar los comentarios que hice me aseguró que los entendía. “Mi trabajo es tratar de que mis equipos ganen, el tuyo es analizar y decir lo que piensas de lo que pasa en casos como el del arranque del Torneo”, fueron sus palabras.

La humildad de Enrique Meza es tan asombrosa que está seguro que el fue el que menos tuvo que ver en la reacción del equipo luego de las cuatro derrotas iniciales. Le dio todo el crédito a sus jugadores y a la Directiva que supo aguantar la enorme presión de su afición que pedía a gritos que lo corriera. Pude corroborar que Meza es el técnico al que más quieren sus jugadores, independientemente de lo que pase en la cancha.

Las comparaciones generalmente no gustan pero este Pachuca es lo más parecido a su Toluca de finales de los 90. Futbol vertical, dinamismo que agota a los rivales, variantes, inteligencia, picardía, mentalidad y contundencia.

No se hasta donde pueda llegar este Pachuca, si será campeón de la Copa Sudamericana, si solamente igualará la posición de los Pumas o sí pueda dar la campanada en el Torneo mexicano, pero lo que están haciendo es una clara muestra de que el Profesor Enrique Meza está de regreso como entrenador mexicano con un estilo que gusta y que gana y de que Jesús Martínez está marcando la pauta de cómo se debe dirigir a un equipo en el futbol mexicano.

No quiero terminar esta columna sin mandar una muy calurosa felicitación y agradecimiento a todo el equipo de mediotiempo.com por sus primeros siete años de vida y por su nueva imagen. Es un honor poder colaborar en el portal más importante de México.

Opina de esta columna aqui

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas