Los peces gordos

En esta época de reflexión y de buenos propósitos tenía todo dispuesto para hacer un balance de lo bueno y malo en el futbol dentro del 2006 y las perspectivas que existen para México en el 2007...

En esta época de reflexión y de buenos propósitos tenía todo dispuesto para hacer un balance de lo bueno y malo en el futbol dentro del 2006 y las perspectivas que existen para México en el 2007 con el debut de Hugo Sánchez al frente de la Selección Nacional, así como lo que le depara a los clubes mexicanos en el plano internacional luego del memorable campeonato del Pachuca en la Sudamericana y de la extraordinaria actuación de Chivas en la Copa Libertadores.

Pero lo que está pasando en el llamado "futbol de estufa" me hizo dejar atrás la tradicional columna de cada fin de año para centrarme en el fenómeno tan extraño que se está dando de cara al Clausura 2007 y que, me parece, va directamente relacionado no solamente con las aspiraciones de alcanzar el éxito y los objetivos deportivos, sino también con la búsqueda de que los aficionados vuelvan a los estadios.

Salvo la contratación "bomba" de Oswaldo Sánchez con el Santos Laguna, los "peces gordos" que se mueven en esta pretemporada son delanteros que, además del atractivo natural de la posición, podrían representar el ir y venir de varios millones de dólares en el mercado mexicano con lo que la enésima intención de los federativos por bajar la inflación que prevalece en el futbol de nuestro país (curiosamente propiciado por ellos mismos), se quedaría de nuevo en sólo una cuestionable buena intención.

No recuerdo en torneos recientes que cerca de diez centros delanteros estuvieran en vitrina esperando ver quién es el "poderoso" que suelta la lana para hacerse de sus servicios, aunque algunos ya habrán amarrado un muy buen contrato a estas alturas.

El número de atacantes que hay en la "pasarela" es casi el mismo al de equipos en busca de uno en esa posición por lo que podríamos ser testigos de que para el arranque del próximo torneo a mediados de Enero, habrá un buen número de rostros conocidos con playeras diferentes, en una especie de carrusel de delanteros.

América, Cruz Azul, Monterrey, Tigres, Tecos, Atlas, Veracruz y Santos, entre otros, salieron a la caza del hombre ideal para sus pretensiones. Algunos de ellos lograron su cometido, otros se llevaron lo que pudieron y unos más siguen pujando por cazar la "liebre".

Cruz Azul otra vez no escatimará recursos (¿habrá alguien en la institución celeste que algún día haya cuestionado severamente el enorme derroche de dinero por parte de la familia Álvarez y a cambio entreguen tan pobres resultados?) para contratar una gran figura. Jared Borgetti es la nueva joya celeste aunque ya con la historia muy bien conocida, nadie podrá augurar que el mejor goleador con la Selección Mexicana será el factor requerido para lograr el tan obligado título.

Agobiados siempre por la falta de recursos económicos, los Rojinegros del Atlas se fueron por el camino accesible, más no se sabe si el ideal. Rubén Omar Romano determinó revivir a Jair García, quién hace años era llamado a ser una figura en nuestro país. Sus coterráneos, los Tecos de la UAG, gustan de contrataciones desconocidas y en esta época de invierno lo vuelven a hacer, o ¿alguien conoce al delantero chileno Renato Ramos?

Tras uno de los más sonados fracasos de su historia reciente, las Águilas del América buscan al hombre ideal para ganar y llenar estadios. No hay duda que el "Kikín" Fonseca reúne perfectamente el perfil mercadológico para llevar gente a las tribunas, aunque del tema meramente deportivo sería una incógnita. La escuadra de Televisa no escatimará (como ocurre siempre) ni un sólo dólar por repatriar al todavía jugador del Benfica.

En Monterrey se dio lo casi inexplicable. Tigres se desprendió del argentino Rolando Zárate y ante la incapacidad por encontrar alguien en el extranjero, Miguel Herrera se avivó y pidió al ex felino pensando que con los Tigres fue un jugador desperdiciado. El técnico felino, Mario Carrillo, ahora anda desesperado porque se le cayó la llegada de Cuauhtémoc Blanco y requiere de un goleador con carácter de ¡ya!

El último "peso completo" que deambula por la atmósfera de las especulaciones es el chileno Sebastián González "Chamagol", quién fue desechado también por Tigres. Se ha dicho que Veracruz, Necaxa y hasta el propio Cruz Azul lo habrían buscado, pero la única verdad es que es un jugador muy caro y con el balance de la última temporada muchos equipos dudan si algún día volverá a ser el goleador implacable que fue con el Atlante.

Nombres hay, equipos también. Al final del torneo sabremos que equipo tuvo la visión indicada para llevarse al delantero ideal.

A todo el equipo de mediotiempo.com y a todos sus lectores les mando una afectuosa felicitación y les deseo un 2007 lleno de éxitos y salud. Nos leemos el próximo año.

Opina de esta columna aqui

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas