Visionarios o Mercenarios

Los partidos que definieron a los dos equipos que accedieron a la Copa Libertadoras, la cercanía del inicio del Clausura 2007 y hasta las apuestas por ver quien le atina a más jugadores de la...

Los partidos que definieron a los dos equipos que accedieron a la Copa Libertadoras, la cercanía del inicio del Clausura 2007 y hasta las apuestas por ver quien le atina a más jugadores de la primera lista de convocados de Hugo Sánchez fueron los temas que acapararon la atención en los medios de comunicación y en las conversaciones entre aficionados en la última semana, pero fueron pocos los que le pusieron la atención  que se merece al lanzamiento de la Superliga anunciada la semana pasada con bombo y platillo en los Estados Unidos.

¿Cuál es el verdadero objetivo de la creación de un torneo a disputarse entre cuatro equipos mexicanos (entre ellos los dos más populares de México: Chivas, Águilas, Tuzos y Monarcas) y cuatro pertenecientes a la MLS? ¿Qué beneficio obtendrán los participantes (al menos los mexicanos que son los que nos interesan) por tener que jugar este octagonal? ¿Habrá acaso algúna consecuencia positiva en lo deportivo para ellos o solamente será el tema económico para el ganador que se llevará a su casa un millón de dólares de premio? ¿Al momento de aceptar que equipos mexicanos participen en este torneo “binacional”, los directivos de la Federación Mexicana de Futbol tenían ya en sus manos un estudio donde se plasmaran los “pros y contras” para los cuatros equipos y el balance fuera claramente cargado hacia las cosas buenas?

Ricardo Ferrettí no es santo de mi devoción, ni mucho menos. De hecho son pocas los puntos de vista en los que coincido con él, pero le aplaudo el que haya sido, hasta ahora, el único que ha criticado duramente esta Superliga  pese a que los Pumas no están en la lista de invitados. No es un torneo donde se promueva el trabajo y la participación de  los jóvenes de cada escuadra, por el contrario, se supone que cada técnico deberá poner a lo mejor de su equipo, pese a que varios de los integrantes de estos equipos seguramente llegarán con una carga fuerte de trabajo por las dos competencias que tendrá en el verano la Selección Nacional ( Copa Oro y Copa América) y le restarán importancia; por el calendario del torneo (entre 24 de Julio y 29 de Agosto), evidentemente no está diseñado para ver un futbol de alta calidad pues los equipos estarán en plena Pretemporada; coincidiendo que la MLS está muy lejos de tener una liga de alta competencia, este recién invento difícilmente promoverá el desarrollo del futbol de la región (si ese fuera el objetivo no tendrían ni este diseño ni éstas fechas para disputarse).

Por más líneas que escriba buscando las cosas positivas y/o trascendentales, francamente me parece que una vez más el signo de dólares fue la razón primordial para aceptar la creación del certamen. Soy el primero en reconocer que por el mundo globalizado y mercantilizado en el que vivimos en la actualidad, los clubes necesitan buscar la forma de generar recursos para su cuenta bancaria y solventar las locuras de dinero que se pagan de sueldos, pero ¡cuidado! porque el dinero no siempre lo puede todo y si bien los paisanos que viven en la unión americana hoy son capaces de pagar lo que sea por ver a los equipos de su país, a la larga se pueden cansar de gastar y gastar para ver a sus equipos preferidos y, a cambio, en la cancha ver muy pobre nivel. La gallina de los huevos de oro se les puede acabar en cualquier momento.

Hablando de la gallina, esta tarde de jueves Hugo Sánchez comenzará la etapa más dura de su vida; a partir de hoy deberá demostrarnos a los mexicanos que su boca va ligada a sus hechos. Con toda franqueza: muchísimo éxito para Hugo Sánchez al frente de la Selección Nacional.

Opina de esta columna aqui

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas