Retrógrados

La noche de este miércoles las Águilas del América finiquitaron sin muchos contratiempos la serie de Reclasificación de la Copa Libertadores ante el Sporting Cristal y con ello se confirmó la...

La noche de este miércoles las Águilas del América finiquitaron sin muchos contratiempos la serie de Reclasificación de la Copa Libertadores ante el Sporting Cristal y con ello se confirmó la presencia de los 3 equipos mexicanos en la justa continental que arranca en los próximos días.

 Una vez más en México podremos pronosticar que cualquiera de los tres representantes (Toluca, Necaxa y América) tiene muy serias posibilidades de ser protagonista en la edición 2007. Pese a que a nivel liga local el futbol mexicano sigue teniendo una serie de carencias e irregularidades que le impiden ubicarse entre las mejores del mundo, cuando se compite en el plano internacional hay un fenómeno extraño que hace lucir con claridad a los clubes de nuestro país sobre la mayoría de los representantes de Sudamérica, por las razones que cada uno quiera ver, porque a nivel continental efectivamente se tiene un buen nivel o porque casi todas las ligas de América viven severa crisis de calidad.

Ante los resultados de los últimos años y analizando a los equipos participantes, en México podríamos volver a suspirar porque dos equipos mexicanos disputaran la Final de la Copa Toyota Libertadores; al menos, eso se podría anhelar en cualquier competencia “normal” del mundo, pero lamentablemente en CONMEBOL se ha dado un retroceso inmenso con las modificaciones que aprobaron en días recientes a su reglamento.

Que tristeza da el ver como el pensamiento más retrogrado se ha apoderado de los cerebros de la Confederación Sudamericana de Futbol, llámese Nicolás Leoz, Eugenio Figueredo, Eduardo de Luca, apoyados, desde afuera, por Julio Grondona. Se puede entender que cambien algunas cuestiones del reglamento de competencia; después de mucho criticarla, ya hasta se nos había olvidado el que ningún equipo mexicano podría jugar la Gran Final de uno de sus torneos como local ni podía (en caso de haberse presentado) disputar la extinta copa Intercontinental. Pero el prohibir el que dos equipos, por el simple hecho de ser del mismo país, no puedan disputar la Final de la Copa Libertadores es lo más arcaico y antideportivo que le puede ocurrir a cualquier disciplina y atenta claramente contra los principios fundamentales del deporte, el fair play o juego limpio.

Esta máxima del deporte no sólo implica que los actores de cada disciplina la desarrollen de la manera más honesta posible basándose siempre en las reglas establecidas, también se refiere a que todos aquellos encargados de desarrollar e implementar las reglas busquen, por encima de cualquier otro objetivo, que la competencia sea justa y equitativa para todos. ¿Qué pretende transmitir CONMEBOL al mundo con esta nueva regla? ¿Qué harían los "eruditos" de Sudamérica si se diera el remoto caso de que tres equipos de un mismo país llegarán a las Semifinales y por consecuencia lógica dos de ellos tuvieran que disputar el título? ¿No se darán cuenta que esta modificación ubica al continente americano, en especial al cono sur, como la zona con mayor retroceso en el plano mundial por su ideas? ¿O acaso se ha enterado de alguna tontería de esta magnitud en África o Asia?

No hay ninguna razón inteligente que justifique el prohibir a dos equipos de un mismo país pelear el campeonato del certamen; de hecho ni la propia CONMEBOL expone las causas del cambio en su página de Internet. Si tuviera un gramo de sensatez, la FIFA o cualquier otra liga del mundo ya habría cambiado su reglamento desde hace años.                  

¿Se imaginan a la FIFA anunciando que dos países de un mismo continente no podrán jugar la Final de un Mundial o al Comité Olímpico Internacional negar la oportunidad a dos boxeadores de un mismo país pelear por la medalla de oro en unos Juegos Olímpicos?

Lo que primero fue una clara muestra de discriminación al futbol mexicano al impedir a los equipos de nuestro país disputar el título de una copa de CONMEBOL o jugar el partido de vuelta de la Gran Final en territorio nacional , ahora se ha expandido y convertido en triste y vergonzosa aberración continental. Lo más decepcionante de todo es que, seguramente, ninguna asociación sudamericana  ni la Federación Mexicana de Futbol se atreverán a decir algo en contra de este nueva "ley", mucho menos a renunciar a la Libertadores por simple acto de dignidad.

Opina de esta columna aqui

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas