La búsqueda del equilibrio

La búsqueda del equilibrio es, quizá, la tarea más importante que debe tener un periodista en su trabajo diario, y en el ámbito deportivo no podemos (quienes tenemos la enorme fortuna de...

La búsqueda del equilibrio es, quizá, la tarea más importante que debe tener un periodista en su trabajo diario, y en el ámbito deportivo no podemos (quienes tenemos la enorme fortuna de dedicarnos a ello) sustraernos de esa obligación. Hay dos temas que, me parece, los medios y los periodistas no le estamos dando su justo medio por cuestiones que a cada quién le compete porque de repente no nos detenemos a profundizar en las situaciones como estamos obligados a hacerlo.

¿Cómo poder llamarle "crisis" a la situación que vive un equipo que apenas hace 5 días era sublíder general del torneo y que hoy, pese a la apretada derrota que sufrió ante Pachuca, está ubicado en el sexto lugar de la tabla general?

Entiendo perfectamente lo que representa el América para los aficionados y en especial para los medios de comunicación; su poder de convocatoria es, muy probablemente, inigualable, sobre todo tratándose del momento que vivió la semana pasada con la vergonzosa derrota en la Libertadores en el Azteca ante Libertad, a la que se sumó la del domingo ante los Tuzos. Pero aún así habría que tener más cuidado.

¿Crisis? ¿Así  le podremos llamar a la situación de un equipo que en el torneo de liga ha ganado el cincuenta por ciento de sus juegos y de los últimos 5 ganó tres, perdió sólo uno y además, cuenta con la mejor ofensiva del torneo?. ¿Se le llama crisis cuando un equipo pierde un partido en casa de Copa Libertadores, después de que ganó el primero como visitante?

Si es así, entonces el 60% de los equipos en el torneo mexicano atravesarían también una situación igual, pues tiene menos puntos que el cuadro de Coapa. Debemos de tener mucha cautela en el análisis para lograr diferenciar lo que pasa en el terreno de juego y lo que puede pasar a nivel pantalón largo, que es, en realidad, lo que más ruido ha provocado en los medios de comunicación (incluso ya hay varios que ponen a Lapuente fuera de América en pocos días).

Lo que si es completamente cierto y es imposible de negar es que este equipo juega al más puro estilo de los Tena (poco arriesgado y muy calculador) que no va acorde con la historia e importancia de las Águilas; que contra los equipos que parecen más fuertes no ha podido obtener buenos resultados.

Es totalmente verdadero que cada vez aciertan menos en sus adquisiciones extranjeras (los dos sudamericanos que tienen de vacaciones en el DF son la más clara muestra) y que sus manejos a nivel directivo en cuanto a contrataciones y manejo de su personal parecen tan turbios como todo aquello donde mete la mano (y la cartera) el promotor Carlos Hurtado, y vaya que su historial es tan largo como el número de dirigentes, entrenadores y jugadores beneficiados con sus negociaciones. Pese a todo lo anterior, no era una realidad la famosa crisis.

En una liga como la mexicana difícilmente se puede hablar de una severa crisis porque con una racha de 3 o cuatro victorias se logra la calificación y ya en la Liguilla todo puede pasar, aunque no se puede negar que hoy en día hay equipos mucho más sólidos con aspiraciones más fuertes y reales. Y en la Libertadores, América seguro calificará.

El otro caso que me parece es digno de resaltar y aplaudir y que tampoco se resalta por parte de la mayoría de los medios es el manejo que le han dado a sus respectivas "situaciones" las directivas de Santos y Monterrey. Así como siempre se critica a los dirigentes sin proyectos, sin visión y que a las primeras de cambio ya les están "temblando" las piernitas, hay que aplaudir la templanza y sobriedad con la que han aguantado verdaderas "crisis", pese a la presión de medios y afición no se han movido ni un ápice de su línea: apoyo incondicional a sus técnicos.

Los de La Comarca tienen el agua hasta el cuello y están a un tris de tirar cerca de 10 millones de dólares a la basura y, aún así, aguantaron 7 largas jornadas a Guzmán sin victoria; hoy la perspectiva para los santistas sigue siendo muy obscura, pero están seguros que todos en el mismo barco pueden llegar al otro lado del mar.

Opina de esta columna aqui

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas