Otra voz de alerta

El vertiginoso ritmo en el que vive hoy día el futbol nos impide, en muchas ocasiones, hacer un alto en el camino para darles a quienes verdaderamente hacen a este deporte el más importante del...

El vertiginoso ritmo en el que vive hoy día el futbol nos impide, en muchas ocasiones, hacer un alto en el camino para darles a quienes verdaderamente hacen a este deporte el más importante del mundo, un reconocimiento o un espacio para escucharlos sobre lo que piensan de lo que pasa en nuestro país.

Agradezco infinitamente a todos aquellos que se toman la molestia de escribirle a este reportero su opinión sobre los diferentes conceptos que se emiten en este espacio semana a semana, sea para manifestar su apoyo o su desacuerdo a lo que para un servidor debe de ser lo correcto en el futbol.

En esta ocasión me voy a permitir no emitir un comentario sobre lo que pasa en la Liga, la Libertadores, con la Selección Nacional o algún otro ámbito del futbol.

Por respeto a la preocupación de la señora Mónica Eguía Serrano, de la ciudad de Morelia y porque supongo será la voz de miles o millones de padres de familia en todo el país, a continuación transcribiré íntegramente el correo que me hizo llegar sobre lo que le ocurrió en un estadio del futbol mexicano y que es un llamado más para trabajar, todos juntos, para erradicar al que se ha convertido en el más peligroso de los males: LA VIOLENCIA. "Soy madre de familia y vivo en la ciudad de Morelia, Michoacán. El día de  hoy (Sábado 17 de Marzo 2007) acudí con mi esposo e hijos al Estadio Morelos de esta ciudad a ver el partido Monterrey - Monarcas.

Mi esposo es aficionado al equipo Rayado y como trabaja en la compañía refresquera que patrocina al Estadio Morelos nos obsequiaron unos boletos para acudir al partido. Si he de ser sincera no me agrada ir a los estadios y mucho menos al Morelos por la mala fama de su afición y el poco orden y seguridad dentro del mismo. Pero en fin, accedí a ir un sábado en familia a ver el futbol que se supone es un espectáculo familiar. Lo que nunca me imaginé fue lo que viviríamos como familia y  como aficionados. Puesto que los boletos que nos obsequiaron estaban en el lado de la porra monarca decidimos irnos a la porra del Monterrey donde había escasas 20 personas, ahí como había "seguridad", varios miembros de la Policía.

Me sentí más tranquila, todo iba muy bien, estábamos pasando un buen rato, mis hijos estaban muy emocionados, tomamos fotos, etc. Cuando empezaron a venir la expulsiones, tres para ser precisos, los ánimos comenzaron a caldearse. Al final, Monarcas metió gol y ahí fue donde todo se vino abajo. La porra monarca que estaba en la parte trasera de nosotros comenzó a arrojar proyectiles proporcionados por la gente del estadio, unos vasos de plástico duros y grandes donde sirven la cerveza dentro del Estadio Morelos, por supuesto autorizados por la Directiva del estadio.

Uno de esos vasos se impactó contra la cabeza de mi hijo de 4 años de edad y se derramó en otro de mis hijos, y después, desde uno de los palcos arrojaron monedas y una impactó a mi hija mayor. El impacto que los niños tuvieron del espectáculo agresivo del que fuimos objeto la poca porra del Monterrey no tuvo límites, mis hijos estaban en estado de "shock", llorando, queriendo salir del estadio a como diera lugar. Las autoridades sólo veían como nos agredían y no hicieron más que hacer una valla, nadie fue detenido por la agresión y al final del partido tuvimos que ser escoltados  hacia nuestros vehículos por elementos de seguridad pública (GOES). 

Si se supone que el futbol es un espectáculo familiar ¿Cómo es posible que estos hechos se den? Desgraciadamente no existen reglamentos en los estadios y si los hay no los respetan ¿Cómo es posible que la Directiva del Estadio Morelos permita la venta de cerveza en envases de plástico duro? ¿Qué no se supone que al entrar al estadio se nos revisa y se nos quitan las botellas de plástico para que no sirvan de proyectiles? Entonces ¿Qué debemos de esperar de hoy en adelante en el Estadio Morelos? ¿Que en un futuro tengamos que lamentar la pérdida de la vida de un niño? Hoy fueron mis hijos, mañana los hijos de cuántas personas más tendrán que ser agredidos para que las autoridades de la Federación Mexicana de Futbol o quién sea que tome las decisiones en los estadios y se pongan a trabajar.

Por lo pronto propongo que sea obligación en todos los estadios del país un área específica en donde las madres de familia con nuestros hijos menores podamos ver el espectáculo sin necesidad de estar expuestos a una agresión como la que mi familia, en especial mis hijos sufrieron hoy.

No sería una buena ciudadana si me quedo callada ante este hecho y exijo una respuesta por parte de la autoridades del Estadio Morelos, por lo pronto he decidido promover un movimiento en contra de la no violencia en los estadios y en favor de las seguridad de las familias que van a los estadios.

Esto por que creo que los estadios deben de estar libres de violencia y en favor de los buenos ejemplos hacia los niños que son los principales seguidores de este deporte y en el que muchos tienen a muchos jugadores entre sus ídolos.

Invito a la ciudadanía y en especial a las madres de familia que gustan del futbol para que se unan a este movimiento y no descansemos hasta que este deporte vuelva a ser el espectáculo familiar por excelencia y si no puede ser así entonces que los equipos y los medios de comunicación se abstengan de promover el espectáculo y con esto quiero decir, el acudir al estadio a presenciar un partido como un espectáculo familiar por que desgraciadamente no es así.

Soy una madre a la que le tocaron lo más valioso que se puede tener, a sus hijos, y no me puedo conformar con las voces que quieren hacerme sentir culpable de haber llevado a mis hijos al estadio a ver su deporte favorito con la excusa de que "a quien se le ocurre llevar niños" por que simplemente, de entrada, en los estadios se venden boletos para niños, lo cual demuestra que no actué con negligencia. Por lo que vivieron mis hijos hoy  y para evitar que esto vuelva a suceder debemos de exigir que los estadios cuenten con más seguridad y medidas extremas en favor de las familias que acudimos a ellos".

Mónica Eguía Serrano

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas