Hugo y su buena estrella

Antes de abordar el tema de la Selección Nacional y su doble compromiso, será justo darle su crédito a los federativos que viajaron a Zurich para entrevistarse y explicarle a la FIFA el porque de...

Antes de abordar el tema de la Selección Nacional y su doble compromiso, será justo darle su crédito a los federativos que viajaron a Zurich para entrevistarse y explicarle a la FIFA el porque de su proceder y el de Cruz Azul en el vergonzoso caso de Salvador Carmona.

¡Felicidades! a quienes tuvieron la enorme capacidad de explicar lo inexplicable y librarse, por enésima ocasión, de una sanción por sus yerros. Aunque también cabe decir que el máximo organismo se ha vuelto el gran cómplice del futbol mexicano; si se han hecho “locos” con el Draft de jugadores y los 3 equipos de Televisa, que más da hacerse "ojos de hormiga" con el insignificante caso de dopaje de Carmona. En fin…

La situación positiva, sin duda alguna, es la escuadra que ha conformado Hugo Sánchez para confrontar sus dos primeros grandes retos al frente del Tricolor. Aunque a muchos les incomoda, es inevitable voltear a ver lo que hizo su antecesor y, por muchas razones, la escuadra que enfrentará las Copa de Oro y América se siente mucho más sólida que la que viajó al Mundial de Alemania bajo las órdenes del tristemente recordado Ricardo La Volpe.

No sólo porque están incluidos los que La Volpe no quiso (Blanco y Bautista) o no quisieron ir (Nery Castillo), sino porque hoy Hugo Sánchez se topa con un abanico de jugadores que le podrán aportar el toque de mentalidad y liderazgo que quizá ningún otro estratega había tenido en el Tricolor.

Con La Volpe fue Rafael Márquez el estandarte en ese aspecto porque era el único en Europa con una trayectoria consolidada. Javier Aguirre batalló para contar con Blanco, quién no logró una estancia y consolidación en el viejo continente. También tuvo a Palencia, pero fue como un cero a la izquierda en el Mundial del 2002.

Y a partir de Lapuente en el 98 hacia atrás, todos los estrategas se manejaron con seleccionados caseros que si bien eran lo mejor que había en nuestro país, nunca se consolidó una escuadra con el soporte, la mentalidad y la experiencia para poner a México en las grandes alturas a nivel internacional.

Hoy Hugo deberá sentirse afortunado de poder armar un cuadro con 5 hombres en los cuales recargarse en busca del liderazgo y mentalidad distinta a la que estamos acostumbrados en México. Si bien los Oswaldo, Jared, Fonseca o Blanco son de indudable peso específico en el futbol nacional, nada se podrá comparar al “kilometraje” que han sumado en menos de un año Ricardo Osorio, Pavel Pardo y Carlos Salcido, que sumados a los que ya traen en las piernas Márquez y Nery Castillo, verdaderamente puede ser una selección diferente.

Claro está que el hecho de alinear a 5 Campeones de ligas europeas no garantiza el éxito, pero indudablemente será un avance muy importante y que nunca antes había tenido el futbol mexicano en una competencia internacional. 

Si a estos 5 Campeones, el entrenador logra conjuntar el mejor futbol de los otros seis titulares, más la "gran" estrella que siempre ha acompañado a Hugo en su carrera, bien podríamos estar en la antesala de la época más importante de la Selección Mexicana.

Digan lo que digan, es lo que más deseo como mexicano.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas