Añoranza por aquel ';9'; del Madrid

Hace pocos meses, durante la premiación a lo mejor de la Olimpiada Juvenil e Infantil que año tras año reúne a más de 4 millones de deportistas de todos los estados, el Presidente de México Felipe...

Hace pocos meses, durante la premiación a lo mejor de la Olimpiada Juvenil e Infantil que año tras año reúne a más de 4 millones de deportistas de todos los estados, el Presidente de México Felipe Calderón preguntó a los responsables del deporte no profesional del país y a los propios jóvenes deportistas, cuál era la verdadera razón por la que México, con más de 105 millones de habitantes, no pudiera ser una potencia a nivel deportivo.

Calderón se respondió a sí mismo que los mexicanos tenemos que cambiar la mentalidad y tenemos que dejar de sentirnos menos que cualquier otro atleta o país, entre muchas otras razones meramente deportivas.

Evidentemente que el Presidente Calderón no encontró por arte de magia el hilo negro del deporte mexicano ni sus pensamientos serán suficientes para darle a este país el nivel del deporte que se merece, pero sus palabras dejaron pensativos a los presentes en ese evento porque muy pocas veces un Presidente se sale del "script" y a título personal, trata de motivar y alentar a los deportistas "amateurs", esos que sufren, en muchos de los casos, para conseguir hasta un par de tenis en buen estado para poder participar o que soportan 15 horas en autobús para trasladarse de su ciudad a la sede de su competencia.

Todo esto viene a colación porque la Selección Nacional que buscará en el primer trimestre del año entrante su calificación a los Juegos Olímpicos de Beijing está "sumergida" en una terrible crisis existencial porque es muy probable que no pueda contar con ninguno de los tres consentidos de Hugo Sánchez que militan en el futbol europeo; y si a esas terribles ausencias le sumamos que el torneo clasificatorio se jugará en una sola sede, el boleto a la justa olímpica parece complicado, a decir del propio estratega nacional, a pesar de que este deporte cuenta con todos los recursos necesarios para lograrlo y que, incluso, viven con lujos que pocos mexicanos podrían presumir.

Parafraseando un poco al Presidente Calderón: ¿cómo es posible que siendo un país de más de 105 millones de mexicanos, de los cuales, muy probablemente, al menos la tercera parte juega o jugo este deporte, la FEMEXFUT y/o su entrenador tengan tanto miedo de enfrentar una Eliminatoria a los Juegos Olímpicos sin tres jugadores que militan en el extranjero y que sólo se jugará en Estados Unidos?   Es una tristeza y una vergüenza que el futbol mexicano (que genera con la Selección Nacional más de 50 millones de dólares al año y en los torneos locales una cifra muy similar en publicidad), sea incapaz de conformar una Selección fuerte, segura y temible para enfrentar un torneo para menores de 23 años ante rivales de la CONCACAF

La pregunta la hemos hecho miles de veces y siempre hay alguien del medio futbolístico que tiene un pretexto perfecto para justificar la pobreza de resultados.        A título muy personal le pido a Hugo Sánchez que no se convierta en un mexicano más, de esos que antes de luchar ya están justificando la derrota. Sus formas a muchos gustaban y  a otros no, pero nadie podía negar que su fuerza mental y sed de éxito fueron las virtudes que lo llevaron a las grandes alturas que alcanzó como jugador.

Hoy el futbol mexicano necesita a ese Hugo luchador, ganador, desafiante y seguro de sí mismo al frente del Tricolor para sobreponerse a todas las adversidades. Espero que no se haya cansado de luchar por alcanzar el sueño de ser Campeón del Mundo y trabajar para ello, porque entonces México habrá perdido a un mexicano de excepción y sumado  a uno más que con solo pretextos justifica sus fracasos.Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas