Año nuevo… misma historia

 Regresando del mínimo descanso al que te permite el futbol, te topas (como siempre) con cambios poco esperados o con refuerzos que lo único que te permiten es poner una enorme cara de...

 Regresando del mínimo descanso al que te permite el futbol, te topas (como siempre) con cambios poco esperados o con refuerzos que lo único que te permiten es poner una enorme cara de interrogación por los nombres tan extraños y poco conocidos que comienzan a aparecer en los medios de comunicación. Desde luego que lo hecho por Cruz Azul es lo más sonado del llamado futbol estufa. Presionado como ningún otro de los llamados "grandes" por la carencia de títulos en una década, por momentos da la impresión que la Directiva celeste ya no sabe que más hacer para encontrar a los jugadores ideales que no sólo ayuden a vender más camisetas o a ilusionar a sus aficionados, sino que sean efectivos en la cancha y no se "arrugen" a la hora buena.

La mejor noticia para La Máquina sería que se confirmara de una vez por todas que César Delgado por fin se ha ido. Jamás se le notó plenamente comprometido con La Máquina, por el contrario, durante su estancia en México siempre dio la impresión de estar buscando el momento ideal para irse a Europa. Por fin se le hizo y ningún aficionado cruzazulino deberá extrañarlo.

Lo que si resultó poco entendible es que el técnico Sergio Markarían  haya decidido correr al 90 por ciento de sus delanteros; pero más increíble es que Eduardo “Yayo” de la Torre le haya aceptado el caprichito. No se trata de defender a Jared Borgetti o a Richard Nuñez, pero "Yayo" de la Torre sabe perfectamente lo complicado que es adaptarse a las condiciones del futbol mexicano y  a la propia capital de la República Mexicana. 

El inicio de año ojalá no sea sólo una probadita de lo triste que podría ser todo el 2008. La muy pobre actuación de anoche en el inicio de la Interliga pronostica lo peor ( por enésima ocasión) para los celestes y sus seguidores. Ojalá que Sergio Markarián sepa bien lo que esta haciendo con el equipo porque de lo contrario pasará a engrosar la ya de por sí interminable lista de extranjeros que solo vienen a llenar su cartera de miles de dólares a costa de la "bondad" de la Directiva celeste. El deseo es que no sea así y que la máquina pueda ser protagonista.

 Después de la estrategia seguida para armar al equipo celeste de cara al Clausura 2008, el "telescopio"  puede voltear a cualquier otro equipo y de igual forma se topara con refuerzos extranjeros de mínima trascendencia en el plano internacional.

Nombres como Jorge Achucarro y Emmanuel Centurión (Atlas), Sebastián Rodríguez (América) , Obb Bina (Atlante), Itamar Batista  (Chiapas), Aldo Leao (Morelia), Lucas Lobos (Tigres) así como Santiago Raymonda, Claudio Graf y Salustiano Candía ( todos del Veracruz), poco le representan al futbol fuera de su país.

Pocos son los jugadores ya conocidos que fueron parte de las transacciones de este receso invernal; aunque no por tener un nombre más familiar generan grandes expectativas. El tristemente recordado en Monterrey, Walter Gaytán, ahora derrochará su vedetismo en Aguscalientes, Gastón "Gata" Fernández va por su segundo intento de triunfar en México con los rayados. Quizá el que más esperanzas representa es Robert de Pinho, quién con Atlas tuvo momentos importantes, pero fue en Europa donde ganó mayor fama por sus goles en España y Holanda.

Esta es y ha sido la historia del futbol mexicano. Hay mucho dinero, pero no tanto como para traerse a las figuras que puedan provocar "histeria" en los aficionados.

Ojalá que en poco tiempo, de todos estos perfectos desconocidos podamos contar su trascendencia y triunfo en México como muchos casos que se han dado: Carlos Reynoso, Miguel Marín, Evanivaldo Castro "Cabinho", Saturnino Cardozo, Alex Aguinaga,  entre otros.

Feliz inicio de año 2008Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas