Enhorabuena por el regreso…

A lo largo de los últimos 15 ó 20 años, la Selección Mexicana ha padecido de algunas debilidades que la han impedido dar el paso extra que todos estamos esperando en las competencias importantes....

A lo largo de los últimos 15 ó 20 años, la Selección Mexicana ha padecido de algunas debilidades que la han impedido dar el paso extra que todos estamos esperando en las competencias importantes. De ellas, podremos destacar, sobre todo, la falta de inteligencia y contundencia del medio campo hacia adelante para ser más efectivos que los rivales y ganar en los momentos clave. Otra que es muy evidente y que a pesar del cambio de técnicos sigue causando estragos, son las jugadas a balón parado. ¿Cuántos goles se han recibido así en los últimos tres lustros?

Sin embargo, el contraste con la ofensiva en la escuadra nacional es, sin duda, la extraordinaria calidad de guardametas que han cuidado la portería Tricolor en este lapso y quizá, desde tiempos mucho más atrás.

Ayer, después de casi un semestre lesionado, reapareció Oswaldo Sánchez en partido de preparación con Santos y todo parece indicar que está listo para reaparecer en la liga mexicana, a partir del 19 de Enero ante Cruz Azul en el inicio del Clausura 2008.

Referente sin duda del último ciclo mundialista, el regreso de Oswaldo a la actividad no sólo es una arma importantísima para la escuadra lagunera en un nuevo intento por conquistar el título en nuestro país, también se podría convertir en una pieza fundamental para Hugo Sánchez en la Selección Nacional.

Pese a sus treinta y tantos años de edad, el ex Campeón Chiva perfectamente podrá pelearle a Memo Ochoa y a los demás jóvenes la titularidad en el Tri, lo que representará no solamente una dura batalla y complicada decisión para Sánchez Márquez, sino para fortalecer esta posición de cara a los compromisos que se avecinan.

Con su regreso, Oswaldo no solamente  podrá representar un "duro" rival en lo deportivo dentro del seleccionado nacional, se podrá convertir en un aliado del técnico y trabajar en el liderazgo que cualquier equipo necesita y que por momentos da la impresión de que Hugo no encuentra a los hombres suficientes para cumplir esta fundamental función.

Hasta ahora podremos hablar de Rafael Márquez como el gran líder del equipo mexicano, pero ni Memo Ochoa, Carlos Salcido, Nery Castillo, Giovanni Dos Santos o Gerardo Torrado parecen tener el perfil, por su personalidad, para asumir el rol de líder al interior del seleccionado. Caso especial es Cuauhtémoc Blanco, quien con todo y su veteranía en la cancha sin duda lo es, pero fuera de ella no tanto.

Oswaldo es líder por naturaleza. Lo ha sido en Atlas, América, Chivas y, desde luego, en la Selección. Es un profesional al 100 por ciento dentro y fuera de la cancha. Les habla fuerte a sus compañeros cuando hay que hacerlo durante el juego y ante los medios dice las cosas como hay que decirlas, siempre de forma positiva hacia los suyos.

Como ejemplo que quizá no todos los sepan, en la Final contra Toluca en el Nemesio Díez, fue Oswaldo quien habló fuerte en el vestidor en el entretiempo y a pesar de sus diferencias con el "Bofo" Bautista, le dijo que por Chivas y por ellos, habrían de salir a partirse la "ma…". El resultado lo conocemos.

Javier Aguirre lo hizo con Jorge Campos en Japón-Corea 2002. Sabía que no iba a jugar (era el momento del "Conejo" Pérez), pero Aguirre sabía perfectamente la influencia que podría tener en lo anímico la presencia del "Brody" en el equipo.

La edad y la presencia de Memo Ochoa parecen ser los enemigos de Oswaldo para volver a ser titular en la Selección, no así en el Santos donde seguramente será titular al inicio del torneo, pese a la gran campaña que tuvo Becerra. Pero si Hugo es inteligente (evidentemente lo es), Oswaldo podría ocupar un puesto fundamental en la escuadra mexicana, a pesar de que no juegue.

Enhorabuena por el regreso de Oswaldo.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas