Decisiones que matan...

Además de universal, el futbol tiene muchas características que lo hacen especial y único. Y si a ellas le sumamos que nuestro país también tiene sus características muy propias, nos topamos con...

Además de universal, el futbol tiene muchas características que lo hacen especial y único. Y si a ellas le sumamos que nuestro país también tiene sus características muy propias, nos topamos con situaciones que por más que estemos acostumbrados no dejan de sorprendernos.

Lo que ha pasado en el Club América seguramente dejó a más de uno con la boca abierta. Y no nada más habrá que referirse a lo ocurrido en las últimas horas, sino desde hace varios meses. Incluso, desde antes de la llegada de Daniel Alberto Brailovsky a la Dirección Técnica.

Poco entendible resultan las "formas" que ha optado por manejar la directiva americanista. A Luis Fernando Tena lo amenazaron públicamente en más de una ocasión con que lo iban a correr si no se daban los resultados. Luego del título que perdieron ante Pachuca, al "flaco" lo trajeron de advertencia en advertencia hasta que en la fecha 11 del certamen anterior se la cumplieron.

Como siempre ocurre, Don Guillermo Cañedo y compañía, lo primero que ofrecieron a su golpeada afición era "revivir" el americanismo y que andaban en busca del perfil ideal. Seguramente tras pláticas con varias opciones, determinaron que el "americanista" ideal para hacer resurgir de sus cenizas al ave era Brailovsky.

A pesar de que muy pocos aficionados creyeron en su "americanismo" de  corazón  aprendido en tan sólo año y unos meses de jugar en el club hace 20 años, la Directiva americanista se la "compró" y le entregó la silla más polémica del futbol mexicano.

Y no se trata de hacer leña del árbol caído, porque como bien dicen "no tiene la culpa el…", pero habrá que reconocer que el hoy ex técnico americanista supo venderse muy bien y con su supo metérsele por el "oído" a la Directiva azulcrema, que en el pecado llevó la penitencia.

El tiempo dirá si la decisión de elegir a Rubén Omar Romano vaya a ser la indicada. Lo que si esta claro es que Romano es un técnico probado en nuestro país, sobrio, educado, respetado y, quizá, lo más importante, con una trayectoria que avale su contratación para dirigir los destinos de uno de los clubes más polémicos y en donde la afición ya no quiere palabras, quiere hechos.

Seguramente habrá sido muy difícil para la directiva que encabeza Guillermo Cañedo aceptar el error que cometieron hace unos meses con la adquisición de Daniel Brailosvky. Aunque bien dicen que más vale tarde que nunca. A ver si en esta ocasión si acertaron con Romano que, insisto, parece estar más cercano al perfil que necesita este equipo para llevarlo al lugar donde tienen la obligación de estar.         Opina de esta columna aquí. 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas