Decisión histórica

Muchos afirman que el de ayer fue el último juego dirigido por Hugo Sánchez al frente de la Selección Mexicana. La decisión en la que quisieran tomar parte millones de mexicanos está en manos de...

Muchos afirman que el de ayer fue el último juego dirigido por Hugo Sánchez al frente de la Selección Mexicana. La decisión en la que quisieran tomar parte millones de mexicanos está en manos de 15 ó 16 personas, encabezadas por los hombres fuertes del futbol nacional: Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego. Aunque el dueño del Guadalajara, Jorge Vergara, quiera ubicarse en el mismo nivel, no tiene el poder de decisión que ostentan los propietarios de las dos televisoras que controlan este deporte en México

A pesar del enorme enojo que existe en un sector grande de la población, la decisión que tienen los dueños en sus manos tiene un altísimo grado de complejidad y es una de las más importantes de la historia de nuestro futbol. Hace muchos años que no se vivía algo parecido en nuestro país, por el momento, por los resultados y por la cabeza de quién está en juego, ni más ni menos que del hombre más destacado que ha tenido nuestro país en materia futbolística. Correrlo en este momento sería pisotear ante el mundo su prestigio.

Con todo lo que ha ocurrido en estos 15 meses en la era "Hugo", da  la impresión que no hay razón alguna para que se le mantenga en el cargo. Se quedó en la orilla de la Copa de Oro y por consecuencia fuera de la Confederaciones, no llegó a la Final de la Copa América, perdió humillantemente la plaza olímpica y lo peor de todo ello es que las selecciones mexicanas (Sub-23 y Mayor) han mostrado un pobrísimo nivel futbolístico en casi todos sus encuentros. Todo esto, independiente a las mil tonterías que ha dicho durante mucho tiempo Sánchez Márquez, antes y ahora como técnico nacional.

Sin embargo, a últimas horas, el medio futbolístico le ha dado un fuerte espaldarazo a Hugo Sánchez, posición que hace mucho más difícil la decisión de cesarlo. No ha habido un solo entrenador o algún jugador que haya declarado que Hugo se tiene que ir; por el contrario, las voces de los hombres de peso se han manifestado por la continuidad del Cuerpo Técnico del Tricolor.

A su favor, Hugo Sánchez podrá argumentar que la razón principal por la que fue contratado en octubre del 2006 se llama Sudáfrica 2010. Y que será en la justa mundialista, con los mejores jugadores y con tiempo necesario para trabajar con ellos, donde verdaderamente demostrará su capacidad para darle a México lo que tanto anhelan los aficionados y los propios dueños del balón.

Los principales promotores del cese de Sánchez Márquez ya maquilan hasta nombres de posibles sustitutos. Todos ellos de gran renombre internacional y por ende de varios millones de dólares, dando por un hecho que en cuanto la FMF les llame, cualquiera estará con las maletas listas para viajar a nuestro país. La lógica diría que sí, pero no pueden descartar que ocurra lo que sucedió posterior al Mundial del 2002. Carlos Bianchi y Felipe Scolari eran cartas muy fuertes para suceder a Aguirre, y al final, le dijeron que no a México y se quedaron con La Volpe.

Hasta el tema económico es un factor que seguramente marcará pauta para la toma de decisión. Con la imagen de Hugo al frente de la Selección, se han generado los recursos que nunca antes la Federación amarró para un ciclo de 4 años. Claro que ni todo el dinero del mundo garantiza el éxito.              Son varios los puntos que tienen que analizar detenidamente los dueños de los equipos, antes de tomar la decisión y no nada más dejarse llevar por el hígado y el enojo de los últimos acontecimientos. Hasta el voto unánime y su famosa promesa de "con Hugo hasta Sudáfrica 2010", cuando lo presentaron en la Ciudad de Pachuca, se rompería y la credibilidad de los dueños del balón, para muchos, se iría al suelo.

Si optan por la continuidad, no serán ni los primeros ni los últimos en hacerlo, pese a un fuerte fracaso, pero sí tendrían que explicarle muy bien a los aficionados mexicanos por qué lo hacen.

Pero si deciden acabar antes de lo previsto con la era "Hugo Sánchez", ya no podrán volverse a equivocar, porque el siguiente fracaso sería la eliminación de la Copa del Mundo.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas