¿Y la Selección apá?

La respuesta del Director Técnico Jesús Ramírez fue la correcta. No aceptar ser el segundo en la Dirección Técnica de la Selección Mexicana de Futbol que encabeza el sueco Sven-Göran Eriksson, no...

La respuesta del Director Técnico Jesús Ramírez fue la correcta. No aceptar ser el segundo en la Dirección Técnica de la Selección Mexicana de Futbol que encabeza el sueco Sven-Göran Eriksson, no es un berrinche y menos un capricho. Y por el contrario, aceptar la continuidad en el cargo de las selecciones menores, habla muy bien de su calidad como mexicano, el único que le ha dado un título mundial a nuestro futbol. Siempre se ha criticado en nuestro país el conformismo y esto no es para Jesús Ramírez, al dejar en claro su panorama profesional y personal. El único técnico en la historia del futbol mexicano que ha conseguido un título mundial, optó por dejar de lado ser el Auxiliar de un entrenador extranjero, dicho sea con todo respeto, los hay y muy capaces, pero la Federación Mexicana de Futbol volteó de nueva cuenta hacia afuera. Pero la capacidad de Jesús Ramírez está demostrada y con mucho. La falta de oportunidades para los mexicanos, desafortunadamente, son pocas y cuando hay un lugar disponible no es precisamente para un técnico nacional. Debemos reconocer la trayectoria de Sven-Göran Eriksson, él es el menos culpable de esta situación, pero la pregunta surge ¿y el seguimiento para los talentos mexicanos en el futbol, sea jugador o técnico? Y este es un tema que Jesús Ramírez tiene muy claro al mantenerse en las selecciones menores, porque ha preferido la continuidad donde hace mucha falta, es decir, enseñar y compartir sus conocimientos con jóvenes y sus resultados saltan a la vista. Es una cachetada con guante blanco a los dueños de los clubes que votaron a favor de un entrenador extranjero, que insisto, es el menos culpable en esta situación, vamos, ni siquiera se le puede señalar como culpable. Lo que aquí se señala es el poco valor que le damos a un entrenador mexicano, quien con hechos ha demostrado que tiene la capacidad para dirigir a un conjunto nacional. Y Jesús Ramírez les respondió con mucha altura: se mantiene en el cargo con las selecciones menores. Se ha dicho hasta el cansancio que falta trabajo con los jóvenes y Chucho Ramírez volvió a levantar la mano. Por ello nos referimos al hecho de que no tomó una decisión visceral. Fue lo correcto. Simplemente no quiere ser segundo y eso habla muy bien de Jesús. Es verdad que hubo un acuerdo para que Chucho Ramírez se quedara al frente como interino. Señores, pero fue la cabeza de una Selección Nacional, que hasta este momento ya cumplió al dar el siguiente paso en el torneo clasificatorio rumbo a la Copa Mundial.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas