Vidas... ¿paralelas?

Es innegable que la envidia es un sentimiento que hoy priva en muchos mexicanos por lo que está viviendo España tras conquistar la Eurocopa 2008 el pasado domingo. Las vidas casi paralelas que...

Es innegable que la envidia es un sentimiento que hoy priva en muchos mexicanos por lo que está viviendo España tras conquistar la Eurocopa 2008 el pasado domingo. Las vidas casi paralelas que llevaron el futbol mexicano y el ibérico a nivel selecciones, se ha separado considerablemente con el histórico triunfo sobre Alemania.

Aunque falta ver su comportamiento en el Mundial del 2010,  a partir del lunes,  España se convirtió en un nuevo referente a seguir para México en busca de los triunfos importantes en competencias de alto nivel.

¿Cuál fue o cuales fueron las claves del sorpresivo título español que el futbol mexicano tendría que buscar adquirir, bajo su propio estilo?

Hay algunas situaciones que parecieran no tener tanta importancia pero que sumándolas e integrándolas de manera muy inteligente por Luis Aragonés, se dio el resultado que ya conocemos.

En la Eurocopa de Grecia 2004, la "Furia Roja" llegó por enésima ocasión con una escuadra totalmente casera. A excepción de Fernando Morientes, quién tenía meses de militar en el Mónaco de Francia, Iñaki Sáez, todos los seleccionados militaban en la Liga española. 4 años después, para la Euro 2008, el plantel rojo ya contó con 6 hombres que juegan fuera de España. Aunque tímida, la cultura de la exportación parece que comienza a ser parte de la estrategia española para dar el paso que lo ubique entre las potencias europeas.

Al respecto, da la impresión que en México también (por fin) entendieron que si no se vive, se juega y se conocen distintas culturas y formas de jugar este deporte, nunca pasará nada con la Selección Nacional. Con la reciente incursión de Bravo en el Deportivo, México suma la "estratosférica" cifra de 14 nacidos en nuestro territorio que han emigrado a las mejores ligas del viejo continente. Seguro que algún beneficio le traerá a nuestra representación en futuras competencias.

Otro "secreto" del éxito español fue la mentalidad. Casi ninguno de los que presenciaron el triunfo del pasado domingo habían visto jugar así a una Selección Española en toda la vida. Por fin defendieron y confirmaron en la cancha lo que los medios y aficionados de su país hablaron de ellos durante tantos años, sin que se "arrugaran" a la hora buena.

Sería muy interesante saber como trabajó Aragonés ese aspecto con su equipo. En México, el gran responsable de ello será Sven-Göran Eriksson, aprovechando la experiencia europea de sus dirigidos.

Y quizá la menos palpable, pero tal vez la de más influencia. España se desprendió del peso de cargar siempre con las "grandes" estrellas en su plantel. Sin la presencia de los Raúles, Guardiolas, Hierros,  Morientes, Mendietas y todos aquellos nombres que siempre cargaron con el peso de los fracasos, la España "Campeona" jugó como verdadero equipo, donde ninguno cargo con la etiqueta del gran "líder", pero que en la cancha todos buscaron apropiársela.

Si hoy imaginamos el 11 titular de México en la próxima Copa del Mundo ¿Deberá Sven-Göran Eriksson de repartir el peso y la presión por parejo en todos sus jugadores o seguirá siendo necesario que México tenga a sus dos o tres hombres que soporten el embate de los medios y los aficionados?

Hasta hace unas semanas, México y España caminaban caminos similares. ¿Será capaz el futbol mexicano (Eriksson, jugadores, federativos, aficionados y medios de comunicación) de tomar las decisiones correctas para volvernos a emparejarnos con ellos o definitivamente tendremos que verlos en México como una nueva potencia a igualar?Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas