Las patadas por debajo

Mientras la espera se hace eterna para llegar al fin de semana y conocer cuales serán los cuatro equipos que llegarán a la antesala de la Final por el título del futbol mexicano, el medio...

Mientras la espera se hace eterna para llegar al fin de semana y conocer cuales serán los cuatro equipos que llegarán a la antesala de la Final por el título del futbol mexicano, el medio futbolístico sigue dándole mil y una vueltas al tema de la Selección Nacional, al de la permanencia o no de Sven-Göran Ericksson y, en esta semana, saltó a la luz pública que los que toman decisiones no están tan de acuerdo entre ellos como lo pregonaban a los cuatro vientos.

El hecho de que Miguel Ángel Couchonal, Presidente de los Potros del Atlante, haya renunciado a la Comisión de Selecciones Nacionales, habla no solamente del disgusto del propio directivo atlantista, sino del poderoso empresario Alejandro Burillo por las formas en las que se está manejando la "mina de oro" llamada Selección Mexicana de futbol.

Una cruda realidad para los que hoy tienen en sus manos el control de la Femexfut y la Selección Nacional, es que la crisis que hoy se vive en torno al Tri ha sido creada en gran medida por ellos mismos, lo que muchos empiezan a tomar como bandera para señalar la falta de capacidad para controlar el producto más importante que tiene el deporte mexicano y, con ello, buscar sacudir el entorno con el propósito de que se den cambios.

Y las modificaciones en el camino de la Selección no tiene que darse forzosamente en la Dirección Técnica (aunque la división es fuerte por esta decisión), sino de quienes lo rodean y es allí donde, con la renuncia de Couchonal, comenzará a librarse una intensa batalla.

Las verdades y los números son las mejores armas en busca de aliados en esta "guerra silenciosa" que ha iniciado esta semana.

Pese a todo lo que se puede decir en su contra, los mejores momentos que han vivido la Selección Mexicana y los clubes nacionales fueron durante las épocas donde Alejandro Burillo y su grupo tomaban las decisiones más importantes.  Impulsados por la estancia de César Luis Menotti en México (traído por el grupo de Emilio Maurer), en la Selección Mexicana hubo un antes y después del 1992 y ese después estuvo bajo el mando del dueño de Pegaso.

Sin salirse de la media de resultados en la historia de las Copas del Mundo, la Selección verde si alcanzó su proyección más importante con el ingreso a la Copa América, la obtención del primer y único título de selección mayor a nivel internacional y, sobre un tema muy sensible para los mexicanos, jamás se tuvo tanto miedo al enfrentar una ronda clasificatoria mundialista generada por el pobrísimo desempeño futbolístico.

Además, a nivel clubes, se consiguió el acceso a la Copa Libertadores, uno de los sueños del futbol mexicano.

Seguramente, quienes conformaban el selecto grupo consentido de Burillo de ese entonces, vivieron en carne propia la bonanza económica que ofrece sin igual el entorno de nuestro futbol, pero en materia deportiva, si bien no sirvió como trampolín para ubicarse en "la élite mundial", si parecía haber más control y mejor toma de decisiones.

Esa será la bandera para hacerse de aliados.

Hoy día, el beneficio económico puede ser más "parejo" y se reparte para todos y no solo a unos cuantos como entonces, el problema esta en que a nivel deportivo parece no haber una línea clara de lo que se busca y de que van a hacer para llegar a los objetivos.

Guillermo Cantú así como el Auxiliar Paco Ramírez han sido duramente criticados por la función que vienen desempeñando en torno a Ericksson y al, que da la impresión, no han sabido aconsejarle de la mejor manera en materia deportiva. Los puestos de Cantú y Ramírez son fundamentales en la estructura del Tri y son dos de los están generando las divisiones internas.

Mientras la Liguilla sigue su curso y el tiempo pasa hasta llegar al primer duelo del hexagonal final, la "batalla de cuello blanco" en las oficinas de la Femexut será muy intensa y es que, como en la política, muchas veces los puesto cercanos al Presidente son los que más influyen en toda una estructura, para bien o para mal.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas