Máquina irreconocible

No hay duda que nos hemos llevado una sorpresa muy grata en esta Liguilla. Cuando estábamos ya acostumbrados a que en el torneo mostraba una cara y en la llamada "Fiesta grande" se transformaba y...

No hay duda que nos hemos llevado una sorpresa muy grata en esta Liguilla. Cuando estábamos ya acostumbrados a que en el torneo mostraba una cara y en la llamada "Fiesta grande" se transformaba y producía sólo vergüenzas a sus aficionados, Cruz Azul está demostrando que por fin dejó de ser el equipo "pecho frío" que a la hora buena sus figuras se escondían para no tocar el balón y el equipo en general se desplomaba de una manera dramática.

La forma como dominaron y eliminaron claramente a los Pumas en la Cuartos de Final y anoche el cómo se impusieron al Atlante, ha hecho que millones de aficionados en México y en los Estados Unidos renueven su esperanza e ilusión por volver a ver a su equipo levantar la Copa de Campeones.

Da la impresión de que por fin que La Máquina ha logrado sacudirse el fantasma de las "dependencias". A favor del equipo y aficionados, el éxito de Cruz Azul ya no se basa en la actitud y destello de una de sus figuras (el último triste caso fue el del hoy olvidado "Chelito" Delgado).

De hecho, hoy es una realidad que los celestes carecen de una gran figura que acapare no sólo los elogios, sino el peso del equipo dentro del campo para lograr los triunfos. La responsabilidad está muy bien distribuida entre los hombres de mayor experiencia como Beltrán, el Capitán Torrado, Bonet, Lozano y Riveros, y si a ello le sumamos que viven un momento importante Gutiérrez, Villaluz y hasta el mismo Sabah, estamos siendo testigos de un equipo sólido y bien dirigido.

Enorme mérito hay que darle a Benjamín Galindo por la forma en que está su equipo en esta fase definitiva del torneo.

Todos en Cruz Azul saben que es el momento ideal para acabar con la sequía cruzazulina y, sobre todo, para darle una alegría en el momento tan complicado que pasa la familia del Presidente Guillermo Álvarez.

El peor error que podrían cometer los de La Noria es pensar que el Atlante está muerto y excederse en la confianza. En el partido de ida Atlante cometió errores imperdonables en su desempeño, sobre todo a la defensiva, y esa fue la razón principal para llevarse la derrota de 3-1. La actuación del silbante Chacón pasa a un segundo término a pesar de que no tuvo la mejor de las noches.

La moneda está más arriba que nunca en esta llave de Semifinales. Atlante tiene el futbol y las armas para conseguir la ventaja de dos goles que necesita para imponerse por su mejor desempeño en la liga. Si esto llegara a ocurrir nadie podría demeritar a los Potros "cancunenses" porque es otra escuadra que reparte muy bien las responsabilidades dentro del terreno de juego, aunque sus figuras sean Vilar y Maldonado.

Cruz Azul está a un paso de llegar a su segunda Final de forma consecutiva, pero de no lograrlo, nadie podrá recriminarle por la actitud asumida durante la Liguilla, porque, afortunadamente, esta Máquina dejó atrás su personalidad fría, agachona y hoy todos sus jugadores se parten el corazón dentro del terreno de juego.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas