';Análisis profundo';

Una de las graves carencias que tenemos gran parte de los seres humanos es que ante el fracaso -en cualquier ámbito- nuestra primera reacción siempre es buscar entre los demás a los responsables...

Una de las graves carencias que tenemos gran parte de los seres humanos es que ante el fracaso -en cualquier ámbito- nuestra primera reacción siempre es buscar entre los demás a los responsables del tropiezo, pero en muy pocas veces asumimos que somos los primeros autores del malogrado objetivo.

Más que una pena, es una vergüenza que ante la nueva eliminación de un representativo mexicano (Selección Sub-20) para acudir a un Mundial, el Secretario General de la Federación Mexicana de futbol, Decio de María, señale al ex técnico Jesús Ramírez como el primer culpable de ello, por la simple razón de que dejó al equipo apenas un mes antes por irse a dirigir al América.

Pero también es muy triste escuchar de Chucho decir que los verdaderos culpables son los clubes mexicanos.

Pocos son los futbolistas que se atreven a salir de su zona de "confort" para hacer señalamientos que provoquen malestar entre directivos y entrenadores y, por ello, es muy valioso que dos hombres de peso importante como lo son Pável Pardo y Gerardo Torrado levanten la voz y exijan al futbol mexicano y a quienes lo dirigen un "autoanálisis" profundo para ver, primero, qué está pasando y, segundo, definir salidas a la crisis.

Lo difícil, sin duda, será dar el primero paso.

¿Serán capaces Justino Compeán, Decio de María, Guillermo Cantú y quienes han intervenido en las decisiones más importantes para el futbol mexicano de asumir una verdadera postura de liderazgo, pero primero reconocer todos sus errores; para sacar a nuestro futbol del "marasmo" en el que vive?

Siendo francos, son las cabezas principales del proyecto "futbol mexicano", pero de ellas se desprenden todos los que deciden a nivel clubes profesionales, amateurs y arbitraje.

¿Existirá, aunque sea en papel, un proyecto sólido en las oficinas de la FMF donde estén plasmados los objetivos a corto, mediano y largo plazo y donde estén estipulados los pasos y los tiempos a seguir para alcanzar el éxito de este plan?

Porque quizá en México queremos que nuestro futbol corra, sin siquiera caminar con paso firme, y por ello, lejos de avanzar, el estancamiento evidente.

En este proyecto habría que hacer de lado el aspecto comercial porque también es claro que ha sido prioridad en la FMF y, seguro, es el de mejores resultados.

Lo que realmente importa en estos momentos es el aspecto puramente deportivo.

¿Qué está haciendo la Federación Mexicana para fortalecer la liga local que se caracteriza, durante gran parte, por una irregularidad importante?

¿Qué programa ha implementado la FMF con los clubes profesionales para fortalecer el desarrollo de jugadores mexicanos en Fuerzas Básicas para que salgan preparados para competir en Primera División?

¿Cuál es el verdadero proyecto que tiene la FMF a nivel selecciones, más allá del contrato firmado con Eriksson donde ganará de acuerdo a resultados?

¿En que se basó la FMF para contratar a Juan Carlos Chávez como técnico de la Sub-20, si ni siquiera había estado cerca del trabajo de Chucho Ramírez?

Hay tantas decisiones que parecen no tener lógica en nuestro balompié, que muy bien valdría la pena que directivos, entrenadores y hasta jugadores dejaran a un lado la comodidad en la que siempre parecen vivir para autoanalizarse y definir el proyecto único a seguir. Bueno, siempre y cuando tengan verdadero interés en sacar adelante al futbol mexicano.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas