A la basura la soberbia de Vergara

Aunque ha sido extremadamente criticado por la decisión recién tomada, habrá de aceptar que por primera ocasión en los casi 7 años que lleva en el futbol, Jorge Vergara se ha bajado de la "nube".

En un medio donde la soberbia y la superficialidad son, lamentablemente, ejes que rigen la conducta de varios de los actores que lo protagonizan, es de agradecerse que de repente haya muestras de humildad y de saber aceptar que "su verdad" no es la única y que se pueden explorar nuevos caminos en busca del éxito.

Aunque ha sido extremadamente criticado por la decisión recién tomada, habrá de aceptar que por primera ocasión en los casi 7 años que lleva en el futbol, Jorge Vergara se ha bajado de la "nube" en la que ha vivido y desde la cuál ha tomado prácticamente todas las decisiones inherentes al andar del Club Deportivo Guadalajara.

Desde allá, su mundo, el polémico propietario de las Chivas ha decidido cada una de las situaciones que se le han presentado en este casi lustro y medio de manejar a los rojiblancos, haciendo como que toma en cuenta a los que le rodean pero que, todo mundo sabe, la última palabra siempre ha sido la suya. Con la triste y grave situación por la que atraviesa el Guadalajara en lo deportivo, queda claro -una vez más- que Vergara se ha equivocado de nuevo; pero no sólo es eso, ya son muchos y consecutivos los errores, situación que ha provocado la crisis que vive el famoso Rebaño.

Quién sabe si fue su esposa Angélica Fuentes -aunque se ve difícil que así haya sido porque da la impresión de tener las mismas "características" que su marido-, Alberto Guerra, el empresario Marcos Achar o algún otro integrante de su Consejo Consultivo el que lo convenció, lo cierto es que con la llegada de Raúl Arias al timón Chiva, la política con la cuál se ha basado Vergara todos estos años para contratar a un entrenador ha dado un giro de 180 grados.

Al Consejero que logró que se diera este cambio en el empresario habrá de colocarle una estatua en las oficinas del Guadalajara allá en la capital tapatía, pues habrá logrado dar varios pasos nunca antes vistos, al menos en el futbol: ser atendido, ser escuchado, lograr convencer a Vergara de que ha cometido muchos errores con sus decisiones y que era hora de darle un vuelco a la historia reciente del equipo más popular del país.

Aunque a la vista de todo mundo, incluidos millones de sus aficionados, Jorge Vergara ha cometido el peor de los errores al llevarse a un técnico que no solamente ha sido catalogado en el mundo futbolístico como "defensivo y poco atractivo" (características totalmente opuestas a las que siempre ha prometido el propietario del equipo), sino que viene del peor fracaso en sus más de 10 años como entrenador.

Sin duda, decisión drástica y peligrosa por el pasado reciente de Arias, aunque previo a esa negra faceta con Necaxa, Raúl casi siempre había logrado, a su estilo, tener a sus equipos de media tabla para arriba y en Liguillas, posición que hoy añora el sotanero Rebaño. Pero lo importante es que por fin Vergara entendió que no se puede vivir en una burbuja rodeado de su soberbia y pensar que solo él tiene la verdad absoluta.

La llegada de Raúl Arias a las Chivas ha sorprendido tanto como el comportamiento de su ahora jefe. Uno nunca sabe, que tal si la nueva fórmula si da los resultados. Taparían millones de bocas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas