La ley de probabilidades

La historia reciente ha propinado severos y muy duros golpes a la afición del Cruz Azul. Las dos Finales perdidas en el 2008 los colocaron como equipo con más Finales perdidas.

La historia reciente ha propinado severos y muy duros golpes a la afición del Cruz Azul. Las dos Finales perdidas en el 2008 los colocaron en la "vergonzosa" posición de ser el equipo con más Finales perdidas desde que se instauraron las Liguillas a principios de los setenta. Por si fuera poco, tras las derrotas en las Finales ante el Santos y el Toluca, la desgracia llegó a su máxima expresión cuando el torneo anterior cayó hasta la humillante última posición del certamen. Así de contrastante ha sido la vida en el Estadio Azul en los últimos 24 meses, el mismo que el próximo domingo volverá a cimbrarse y, tal vez, a festejar por fin un Título tras 12 años de espera. Fiel a su costumbre y personalidad, Enrique Meza no da muestras de sus sentimientos y por más trucos que buscan los colegas periodistas, siguen saliendo de su boca las dos frases que más se le han escuchado en su carrera: "Nadie me puede impedir soñar con el Título" y "Las probabilidades indican que Cruz Azul está cada vez más cerca de ganar un Título". Así es el famoso "Ojitos" Meza y parece que no habrá poder humano que lo haga cambiar. Los cruzazulinos se ilusionarán sobre todo con la segunda "máxima" del Profe Meza. Tres, y con esta cuatro, diferentes etapas al frente del equipo sin éxito y  tres Finales perdidas de forma consecutiva parecen ser ya suficiente fracasos en fila, por lo que este Apertura 2009 podría marcar el fin de esta tendencia negativa. Enfrentándose a un colega con historial igualmente ganador como lo es el de Victor Manuel Vucetich, la ventaja que hoy puede presumir el técnico celeste, más allá de cerrar la serie en casa, es que un amplio porcentaje de sus jugadores han sido los protagonistas de sus fracasos recientes y eso, después de todo, provocan un sinfín de dolorosas pero valiosas enseñanzas y experiencias. Del otro lado, la historia de los Rayados en la última década es menos intensa, aunque ellos sí pueden presumir de un Título ganado en este nuevo siglo. Sin embargo y a pesar de que ya pasaron cuatro largos años, arrastran un déficit de dos derrotas consecutivas en Finales. Es inédita la Final y el duelo de estrategas en esta circunstancia. Tanto Vucetich como Meza son "viejos lobos de mar" que conocen perfectamente las sensaciones previas, durante y después de los 180 minutos de la batalla por la corona. Está claro que su labor futbolística y mental acabará cuando sus 11 respectivos jugadores salten a la cancha esta noche y la del próximo domingo. A partir de allí será mérito casi por completo del talento, la frialdad y la inteligencia de los jugadores los que marquen el destino de esta Final. Es cierto, la ley de probabilidades a la que siempre recurre Enrique Meza en estas circunstancias hoy parece darle cierta razón. Pero enfrente, no sólo tendrán a los Rayados que viven el mejor momento de los últimos años, con un entrenador acostumbrado a ganar estos duelos y con un plantel plagado de jugadores con experiencia en Finales, también cuentan con lo que han llamado el "apoyo divino" de un gran "rayado", Antonio de Nigris que, aunque uno no crea en esas cosas, nadie podrá negar que ha sido uno de los factores motivadores fundamentales para que este equipo, de la mano de su goleador Aldo, estén aspirando a ganar el cuarto título de su historia. Por cierto, para cerrar parte de los comparativos, los dos equipos cuentan con aficiones sumamente intensas que darían lo que fuera por festejar una nueva estrella en su palmarés. Dejemos de buscarle factores que puedan influir antes de que se jueguen los dos partidos. Que a nadie se le olvide que los árbitros forman parte de este juego y son tan susceptibles de cometer errores como cualquiera de los 22 que juegan. Que sea una gran Final y que gane el mejor.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas