'¿Quién podrá ayudarlos?'

Más aguda que nunca la crisis de La Máquina celeste, hoy difícilmente existirá persona capaz de explicar con total certeza a qué se debe la histórica marca (nada envidiable) de las 7 derrotas...

Más aguda que nunca la crisis de La Máquina celeste, hoy difícilmente existirá persona capaz de explicar con total certeza a qué se debe la histórica marca (nada envidiable) de las 7 derrotas consecutivas del Cruz Azul en Finales de torneos oficiales. ¿Culpa de los jugadores? Es muy complicado poder entender y aceptar que un jugador no quiera ganar un título, sea cual sea, y que para ello deje de hacer sinfín de cosas en la cancha para perder un partido. ¿Culpa del entrenador? Seguramente Meza y todos los anteriores han cometido errores en sus decisiones, pero los que fallan dentro del campo son los jugadores. ¿Culpa de la Directiva? Para nadie es un secreto que durante años se ha relacionado a Guillermo Álvarez con el promotor Carlos Hurtado y que este último ha sido el principal proveedor de jugadores. Sin embargo y a pesar de todo lo que se pueda decir de "tooooda" la Directiva celeste, no se les podrá dejar de reconocer que han contratado jugadores importantes con desempeño muy aceptable en sus anteriores clubes y que, por razones inexplicables, en las filas azules se vienen abajo. Al igual que con el técnico, a ninguno de los directivos celestes se les podrán "adjudicar" los errores dentro del campo. ¿Entonces? ¿Qué hacer para revertir esta nada presumible tendencia deportiva? Quizá  valdría la pena que, más allá de su amistad e intercambio de jugadores, las Directivas que fueron rivales en esta final, pudieran intercambiar conceptos, ideologías y, por qué no, hasta equipo humano. Sobra decir que la diferencia en resultados deportivos es abismal, al menos en la última década, pero el equipo que encabeza Jesús Martínez tiene una serie de virtudes que provoca no sólo estabilidad deportiva, sino emocional a quienes forman parte del club. Todo ese ambiente que se respira en el cuadro hidalguense se ha traducido en lo que ya sabemos: guste o no, el Pachuca es, sin duda, el equipo de la década. Enhorabuena para Jesús Martínez, Andrés Farsi, Guillermo Rivarola y a todo el Pachuca, una vez más, tendrán el orgullo de representar a México en la máxima justa mundialista a nivel clubes. Ojalá que en este 2010 superen con creces sus actuaciones anteriores. Pero mientras llega diciembre, a preparar el duelo ante el gran favorito para la Liguilla, los Rayados del Monterrey. A La Máquina le vienen semanas importantes de análisis y decisiones. No es broma el decir que su caso es mucho más complejo que el de cualquier otro equipo. Encontrar, primero, explicaciones y luego, tal vez más difícil, decidir que hacer. Han hecho tantas cosas en tantos años los hermanos Álvarez al frente del equipo, que seguramente hoy ya no tienen respuesta a muchas preguntas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas