Película muy vista

Desde hace años, los mexicanos hemos guardado en lo más profundo de nuestro ser ese grito que no sólo sirva para desahogar tantos años de 'represión'.

Desde hace años, los mexicanos hemos guardado en lo más profundo de nuestro ser ese grito que no sólo sirva para desahogar tantos años de “represión”, sino para expresarle al mundo del futbol que la Selección Mexicana ya aprendió a dar el siguiente paso. La película de los dos juegos en Europa la hemos visto una y otra vez, tanto en competencias oficiales como en duelos de preparación. Nadie podrá negar que ya estamos cansados de ilusionarnos –o dejarnos ilusionar por la olla mediática- y siempre toparnos con la misma muralla, esa que, desde hace décadas, le ha puesto un severo alto a nuestra pasión y a nuestros más optimistas deseos. Nuestro futbol es de los que no aprende de las lecciones vividas. Los dos primeros goles ingleses son fotografías que hemos coleccionado desde siempre. No se diga los errores imperdonables frente al arco rival. Ante Holanda, el primer tiempo fue de vergüenza (como en los peores años del Tri), en el segundo se notó una mejoría considerable, aunque la distancia entre uno y otro equipo seguía siendo amplísima. Como generalmente ocurre, casi nadie entiende lo que pasa por la cabeza de Javier Aguirre, sus decisiones, su estrategia y la idea que tiene para enfrentar a Sudáfrica el próximo 11 de Junio. Pero lo más preocupante para él y su Cuerpo Técnico es que tras casi un mes de entrenamiento diario, no ha logrado equilibrar el nivel futbolístico de sus 24 jugadores. Es hasta alarmante el que haya tanta diferencia entre los que se perfilan como titulares y los que buscan ser incluidos en el 11 inicial.   De no lograr cerrar la brecha entre unos y otros, el Cuerpo Técnico nacional perderá más tiempo en rezarle a todos los santos posibles día y noche para que no se lesionen sus titulares, porque si no, será un sufrimiento casi mortal. Pero no hay nada mejor que siempre tratar de encontrar los argumentos que nos mantengan viva la llama de la esperanza y hoy el consuelo podemos hallarlo rápidamente en el baúl de los recuerdos. Desde hace varios años la Selección Mexicana no ha tenido giras de preparación exitosas, con resultados impactantes previos a una Copa del Mundo. Sin embargo, a la hora de la verdad –al menos las últimas cuatro ediciones-, los equipos que han dirigido Miguel Mejía Barón, Manuel Lapuente, Javier Aguirre y Ricardo La volpe han dado destellos de autoridad aunque sin poder superar su propia historia.   La gira europea ha comenzado una vez más con sentimientos encontrados: se juega por momentos bien, –sobre todo ante los ingleses- se domina claramente a un rival considerablemente superior, pero cuando hay que pasar por encima de él, nuestros propios traumas nos detienen. Contra Holanda fueron 60 minutos de pesadilla. -¿Qué hay motivos para ilusionarnos?- Después del juego ante Inglaterra, tal vez un poco; tras lo visto ante los holandeses, desaparecieron. -¿Qué estamos acostumbrados a que la Selección Nacional se transforma en una justa mundialista?- También es cierto, aunque sólo le ha alcanzado para los juegos de primera ronda. Demos la oportunidad de que Javier Aguirre analice y tome decisiones. Su juicio final vendrá después de la Copa del Mundo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas