Ganarle a Mexico aunque no haya Mundial

El impacto me es ya conocido, al momento de abrirse las puertas del avión de Mexicana de Aviación que nos trae a Centroamérica, en esta ocasión a El Salvador.

EL SALVADOR EXCLUSIVO El impacto me es ya conocido, al momento de abrirse las puertas del avión de Mexicana de Aviación que nos trae a Centroamérica, en esta ocasión a El Salvador, se siente el golpazo del calor húmedo típico de estas tierras centroamericanas que en esta época va de los 32 a los 40 grados con una muy alta humedad relativa, es la misma sensación de hace unos meses allá en San Pedro Sula, Honduras, o la de otras ocasiones en San José, Costa Rica o antes en Panamá, este golpe de calor viene acompañado de esa sensación extraña que allá en mi pueblo le llamamos “vibra”, en donde nada más poner pie en el pasillo que nos lleva del avión al aeropuerto ya comienzan los retos y las bravuconerías de la gente que, entre broma y broma hablan de su Selección y de cómo van a ganarle al Tri, a esos retos les respondemos en igualdad de circunstancias, “ahora traemos a Cuauhtémoc para que se pongan a temblar...”  es mi frase retadora, también parte broma y parte cábala, en este viaje que culmina el sábado en el tradicional y austero Estadio Cuscatlán, hoy tratando de arreglarle algo a esa maltratada cancha que apenas el domingo fue testigo de la investidura del Nuevo Gobierno salvadoreño que presume de izquierdista. LOS TAPABOCAS OFICIALES Y LOS DE MENTIRAS… Por ahí los oficiales de migración con los tapabocas de a verdad y afuera del aeropuerto los vendedores con los tapabocas de a mentiras, dicen que para retarnos el sábado en el estadio de Cuscatlán, como si esto fuera suficiente para engancharnos, una hora después Wenceslao, el chofer del taxi, se sincera y me dice: “para nosotros el Hexagonal es como nuestro Mundial, no hay nada que nos de más satisfacción que ganarle a México y más aún porque estamos dolidos de la forma en que Estados Unidos nos empató cuando les íbamos ganando en el juego de hace unos meses”. LO DE “WENCES” ES VERDAD… Quizá porque todavía nos duele aquella humillante derrota en San Pedro Sula que marcó la salida de Sven-Göran Eriksson y (¡espero!) un cambio absoluto de arriba abajo y de lado a lado en nuestra Selección Nacional a la que muchos jugadores acudían con un sentimiento de soberbia y seguridad como si nada los pudiera mover de sus posiciones como titulares indiscutibles… AUNQUE NO JUGARAN NI UN MINUTO… Allá en Europa, como si eso bastara, como si aquella frase retadora de Nery presumiendo su vida europea, aquello fue tristemente una realidad pero que dada la mentalidad del buen Sven y quizá con un exceso de buena voluntad y hasta de comodidad, hacían que la alineación titular del Tri fuera tan predecible que ya no inquietaba a nadie pero si desanimaba a muchos. Hoy las cosas se sienten y se respiran muy diferente, por esto quizá algunos han olvidado que apenas hace unos meses… LOS SALVADOREÑOS TUVIERON EN UN PUÑO A LOS GRINGOS… Y fue en este mismo estadio del Cuscatlán en donde miles como Wenceslao soñaron que al fin celebrarían quitándose complejos y tabúes, aquella tarde del 28 de marzo en la que nosotros aún nos regocijábamos por el triunfo ante Costa Rica, que apretado y todo nos regalaba los tres puntos bien presupuestados en el estadio Azteca, aquella tarde-noche los salvadoreños de Carlos de los Cobos ganaban dos a cero a los incrédulos gringos hasta que aparecieron los miedos y complejos que como cadena los tiene amarrados a la mediocridad… “NOS ASUSTAMOS DE IRLE GANANDO A LOS GRINGOS”… Eso me dice “Wences” mientras maneja su camionetita por la carretera de cerca de 40 kilómetros que va del aeropuerto al centro de San Salvador, “nosotros mismos no creíamos lo que estábamos viendo por la televisión, nuestra Selección ganándole a Estados Unidos, era algo totalmente fuera de proporción y a lo mejor por eso a los jugadores les dio miedo y nos empataron y por poquito hasta nos ganan”, esta sentencia del buen “Wences”, el taxista me lleva a reflexionar que aquí en El Salvador saben que pueden, lo sienten, lo sueñan, lo ven así de cerquita, porque dicen que ya  han aprendido la lección de saber que pueden tener a un gigante como los gringos en un puño y no haber sabido ganarles, hoy ante México ellos sueñan que las cosas sean diferentes. “AUNQUE NO VAYAMOS AL MUNDIAL”… Ésta es una consigna que se repite entre broma y no broma desde el aeropuerto hasta el estadio, pasando por los hoteles con la sonrisa dibujada en el rostro de los taxistas, maleteros, revendedores y vendedores ambulantes de camisas y tapabocas, para los salvadoreños ganarnos es cumplir la meta y la expectativa en el Hexagonal, aunque después no vayan al Mundial, así lo dicen y así lo sienten, les aseguro que así es. CUIDADO CON LAS LECCIONES APRENDIDAS… Estoy seguro que Javier Aguirre, Mario Carrillo y su grupo han entendido que los salvadoreños son hoy más peligroso que hace semanas cuando dejaron ir “la grande” con los gringos, deben haber aprendido su lección, porque eso de tenerlos y dejarlos ir vivos es algo que aquí en El Salvador caló muy hondo, pero que al mismo tiempo les genera la seguridad de que si así hicieron con los gringos a los nuestros también los pueden tener contra las cuerdas. Así las cosas pues, en medio de este calor pegajoso de El Salvador al más típico estilo centroamericano, espero una vez más que las lecciones aprendidas también sean para nosotros y que la comodidad vivida por nuestros estrellas del Tri de Sven se traduzca hoy en una lucha real de cada uno por ganarse un puesto, unos minutos, una convocatoria y jugársela toda por el Tri que es mucho pero mucho más que un equipo de fut, es nuestro orgullo e identidad… Así de fácil. 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas