A callarse los amargados, éstos eran los gringos titulares...

¡Qué viva Juárez! Ese fue el grito que atorado en la garganta me salió como del alma cuando el “Amuleto” Sabah rubrica el descaro del Puma Efraín Juárez.

¡Qué viva Juárez!

Ese fue el grito que atorado en la garganta me salió como del alma cuando el “Amuleto” Sabah rubrica el descaro del Puma Efraín Juárez que encarando a cuatro gringos, Donovan por delante, se mete al área rival en la única jugada virtuosa que podía desequilibrar este intenso duelo con los gringos titulares, grito que acompañó a los 120 mil que colmamos el Azteca y del que seguramente se hicieron eco los millones y millones que a través de la televisión fuimos testigos directos de la forma en que el Tri de mi corazón alcanza a quitarse definitivamente el chango de la espalda, los gringos nos tenían tomada la medida y hoy ya demostramos que recuperamos nuestro nivel muy parejo al de ellos.

TIEMPO DE FESTEJAR…

Y no quiere decir con esto que la Selección Nacional ya sea campeona del mundo, pero sí  retoma el camino para regresar al sitio que le corresponde, y si mi grito fue de ¡Viva Juárez! es precisamente porque en éste joven universitario que junto con su compañero Israel Castro (vaya golazazazazazo) se han metido, sin que nadie le regale nada, a la Selección de Aguirre.

FUERON DOS UNIVERSITARIOS…

En Israel Castro y Efraín Juárez podemos ejemplificar la nueva cara del Tri, los dos se atrevieron a hacer jugadas diferentes en las que antes de hacerlas hay que atreverse, superar el miedo al ridículo, a la responsabilidad de hacerlo y que no te salga, pero para que funcione primero hay que intentarla.

ASÍ LE METIÓ UNO AL REAL MADRID…

Israel Castro le pega con la misma decisión que lo hizo en el Bernabéu cuando Pumas superó al Real Madrid, y así empata el partido y nos devuelve el alma al cuerpo justo cuando el Azteca tenía más silencio que un cementerio a la una de la mañana, ahí el Tri recupera confianza y seguridad tomando el control del balón y del partido, y ya después de mucho trabajo, de esfuerzo, control de la pelota, disciplina táctica, paciencia y más desgaste físico, es el otro Puma, Efraín Juárez, el que se atreve a meterse entre cuatro gringos, Donovan por delante, y pisar fuerte el área rival, centrar para que el talismán Sabah anote, lo demás es historia, son estos dos jóvenes universitarios parte de ese nuevo rostro del Tri que ya tiene el sello y la estructura de Javier Aguirre.

¡ASÍ SÍ, NOS VAMOS AL MUNDIAL!

No me cabe duda que con este nuevo rostro del Tri estamos del otro lado, pero tenemos todavía mucho que trabajar en puntos finos, por ejemplo, en nuestros centrales que de repente no se hablan ni por teléfono, seguramente Javier y su Cuerpo Técnico lo tiene detectado, este y otros pequeños detalles que pueden convertirse en gran problema, hay que resolverlos, pero hoy estamos para festejar no solamente la victoria sobre los gringos sino la forma en que se consigue, de verdad se consiguieron no sólo los tres puntos sino que recuperamos confianza y nivel, nos quitamos los changos de la espalda y el Tri tiene un nuevo rostro… Así sí, nos vamos al Mundial... Así de fácil.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas