Cómo friegan los partidos moleros…

Y que ya no nos inventen los cuates de la FMF excusas y pretextos para vestir a los 11 ó 15 jugadores disponibles con la verde del Tri de mi corazón.

Y que ya no nos inventen los cuates de la FMF excusas y pretextos para vestir a los 11 ó 15 jugadores disponibles con la verde del Tri de mi corazón, y así disfrazados llevarlos a cualquier parte de Estados Unidos y ahí con el cuento de "engañabobos" acerca de que todos ellos son la Selección Nacional, o su futuro, o que Javier Aguirre quiere ver jugadores, o la mano del muerto, empeñarse en que ahí está la Selección Nacional Mexicana cobrando una carretada de dólares y arrastrando el prestigio que tanto trabajo nos ha costado levantar en los últimos meses, que ya no frieguen más con tanto partido molero que sólo sirve para jalar dinero a los directivos de la FMF y compañía y a nosotros bajarnos la guardia y hasta el espíritu al nivel del piso. NI EL "VASCO" SE VE CONVENCIDO… Cierto que Javier Aguirre se quedó un día más tratando de convencer a los directivos de la FMF y a los dueños del balón, en la imperiosa necesidad, y aquí no sólo coincido con él sino que proclamo a los cuatro vientos que hay que apoyarlo hasta el final, porque es la única forma en que el Tri podrá hacer algo en el Mundial, apostarle a una concentración larga exactamente igual a la que hizo Miguel, Manolo y La Volpe, es la única arma con la que contamos para enfrentar dignamente el Mundial y aspirar a cosas más allá de la segunda ronda, porque eso de confiar en figuras, primero tendríamos que tenerlas y de gran nivel. LA DECEPCIÓN… Cuando de 11 jugadores en el campo a cinco le pones la camiseta verde por primera vez y los otros seis casi, casi se dicen: que tal mucho gusto soy fulano de tal, la cosa no va a caminar, eso es lo que ocurrió en el juego ante Colombia, el desgaste fue tal a nivel anímico, la verdad yo de entrada no me quiero acordar más de este partido, pero lo más triste es que… TRIAMOS UNA INERCIA MARAVILLOSA… El "VASCO" y su grupo habían conseguido finalmente formar un equipo integrado, de esos que se entienden al primero y segundo toque, nuestro Tri ya impone respeto y hay momentos que hasta dan miedo al rival… PERO ESE ES EL TRI DE VERDAD… El de los jugadores que sin ser más buenos o más malos de los que llevaron a Dallas (y no es albur), simplemente están más trabajados los del grupo original, por aquello de los 30 días en que se empeñó el Javier Aguirre durante la Copa de Oro y ahí están los resultados, por esto… NO SE VALE JUGAR CON LOS SENTIMIENTOS… No sólo de nuestros paisanos más allá del Río Bravo, que pueden gritar con todo su derecho que fueron defraudados, de arriba abajo y de lado a lado (como dice la canción), dándoles auténticamente un gato por liebre, porque no me vengan que ver debutar a Jonathan valía los 40 dólares o lo que les hayan cobrado, y si me apuran un poco, de los 11 que estuvieron en la cancha, fácilmente hay seis que dudo mucho vuelvan a vestir la camiseta nacional, pero en fin, interés creados lo echan a perder todo. Así las cosas pues, sintiendo que la ambición desmedida de los directivos permitan estos choteos desesperantes de meter gato por liebre y hacernos creer que el entrenador quiere ver nuevos jugadores y otras opciones, la realidad es que con el nombre de nuestra Selección los directivos juegan hasta en las matatenas, y esto no se vale, porque el Tri de mi corazón tiene que ser algo, no especial, sino muy especial, levanto mi voz para los que se quieran unir, y si no, pues ni modo. Ya dejen de fregar con tanto partido molero y respeten a la Selección Nacional… Así de fácil.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas