Francia no tiene identidad…

El tema de la indisciplina de la Selección Francesa hace recordar que “a toda acción corresponde una reacción”.

El tema de la indisciplina de la Selección Francesa hace recordar que “a toda acción corresponde una reacción”.

Nicolas Anelka, jugador de la Selección Gala, que fue la cabeza visible de esta revuelta, le dieron 18 partidos de castigo.

El reacciona burlándose e ironizando, algo que tampoco le va a ayudar mucho ¿Qué significan 18 partidos para la Selección de Francia? Significan dos años prácticamente, porque ellos no juegan el nivel de partidos que juega México, por ejemplo.   PERO VAMOS POR EL PRINCIPIO…

La Selección Francesa que llegó al Mundial de Sudáfrica como Subcampeón del Mundo -habría que recordar que Francia jugó con Italia la Final del 2006- tuvo una Eurocopa nada brillante.

Después vinieron las Eliminatorias Mundialistas; calificó apenas en aquel partido extra que se jugó contra Irlanda, en las famosas Repescas, en las que Thierry Henry se ayudó con la mano para que viniera un remate y ahí eliminar a la Selección de Irlanda.   NO ES UNA SELECCIÓN QUE SE IDENTIFIQUE CON LA AFICIÓN FRANCESA… Y me explico: En Alemania fue poca la afición francesa y poco festejo tuvo a pesar de obtener un Subcampeonato del Mundo. Recordar que fueron Campeones en 1998, que en 2002 les fue mal, pero en 2006 eliminaron a Brasil y llegaron a la Final y, sin embargo, de aquella Selección de Francia del 98, obviamente ya no quedan jugadores.   AHORA FRANCIA ES UNA GRAN MEZCLA DE RAZAS…   Tomando en cuenta las dobles nacionalidades, propiciadas por las antiguas colonias francesas. Mucha gente no siente el amor por la camiseta.

El grueso del público francés no se siente bien representado por estos jugadores, la mayoría de raza negra, que también eso tiene que ver, hay que decirlo y hay que subrayarlo, son hechos fundamentales, no estoy dando opiniones.   HAY GENTE QUE RECHAZA ESTA SELECCIÓN…   O simplemente le es indiferente, incluyo la de 2006. Cuando este grupo llega al Mundial de Sudáfrica, Francia favorito para calificar en su Grupo, en donde estábamos nosotros junto con Uruguay y el más débil de los africanos, Sudáfrica.

Francia empata con Uruguay y después, en el medio tiempo contra México, este grupo del entrenador Raymond Domenech no venía funcionando bien en partidos previos, en Eliminatorias. Muy cuestionado el técnico, muy poca firmeza y muy poca ascendencia sobre muchos jugadores estrellas, Karim Benzema que no fue convocado, Ribery, el jugador del Bayern Munich, que ahí estuvo pero no fue aquel gran factor, entonces cuando ya ven perdido el juego con México en el vestidor, en el medio tiempo, hay un cambio de impresiones muy severo, que se convierte en gritos e insultos y después se convierte en: “Ahora vamos a hacer lo que queramos, lo que nos diga el entrenador nos tiene sin cuidado y así salimos al segundo tiempo”.   Esta historia que se debió quedar en el vestidor, algún jugador cometió la indiscreción de pasarla públicamente al diario “L'Equipe”, y entonces es como aquél que dice que el culpable es el mensajero y no el hecho, lo fundamental es que el “L'Equipe” lo que cualquier periodista, lo publica.   Y ENTONCES SE DESATA EL ESCÁNDALO…

A tal grado que la Federación Francesa intenta poner medidas disciplinarias, no se logran, Anelka es expulsado, él se va derechito a Inglaterra con el Chelsea y después en el partido contra Sudáfrica lo regalan, lo entregan, antes se habían puesto en huelga para no entrenar y lo demás es historia.   UNA INSUBORDINACIÓN DE ESTE TAMAÑO…   No se podía quedar así, no se podía quedar sólo en el Mundial y después todos felices y contentos. Así que la Federación Francesa, tratando de quitarse culpas o responsabilidades, le pega al que fue “cabecilla” notoria de esto, Nicolas Anelka, un gran jugador y un gran talento, pero fácil de enojarse.

Hoy señala que le da risa, que los verdaderos responsables son los federativos que no ponen la cara y que a él le dicen “estás expulsado 18 partidos de la Selección de Francia”.   SU RESPUESTA ES MUY TRISTE…

Y cierra el círculo de lo que les estoy diciendo, afirmando: “Y quién les dijo que yo quería regresar a jugar por Francia”. Esto va muy en contra de lo que significa el orgullo de portar una camiseta nacional.

Este tipo de jugadores, que siente que no le deben nada a Francia, y que Francia no les debe tampoco nada a ellos y que son ellos por ellos mismos, están muy lejos de ser identificados por el verdadero “patrioterismo”, podría ser, o el orgullo de representar a los franceses.

Lo que tendrá que reconstruir la Federación Francesa es muy difícil, es ese orgullo que tuvo la Selección del 98, que se jugaba la vida por representar a aquel equipo.   DESPUÉS VINO LA RENOVACIÓN…

Y esa renovación ya se juega más por el hecho de estar en la vitrina internacional, por el dinero, que lo que significa jugar por la camiseta de un país o por un país que va mucho más allá. Esta se ha perdido en Francia, ni la gente está identificada con esta Selección… Así de fácil.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas