Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Muro

¿Y por qué darles las gracias?

Viernes 29 de Octubre del 2010



Con mucho asombro escucho y leo algunos comentarios de mis colegas (entre gitanos no nos leemos las manos), cuando un partido de futbol resulta emocionante, agradable, apasionante, bien jugado, con una entrega en los jugadores que se les ve desde los ojos hasta la punta de las uñas, en donde no se guardan nada y que puede incluso haber errores de cualquiera de los dos lados, es más, que capitalizados pueden marcar la diferencia en estos partidos, aparecen entonces estas voces discordantes diciendo: “Hay que agradecerles a estos futbolistas su entrega en la cancha”, palabras más palabras menos…

AL DIABLO CON ESAS PALABRAS…

No admito en ningún momento agradecerles algo que es su obligación, por supuesto les aplaudo, me apasiono con ellos, grito eufórico o me enojo, me da tristeza o alegría, me generan sentimientos y los aplaudo sea cual sea el resultado, pero de ahí a agradecerles estamos muy lejos.

DOS PARTIDOS EXCEPCIONALES…

Y tomémoslo con el sentido literario de la palabra, excepcionales de excepción, y esto no quiere decir maravillosos, significa dos partidos que nos tuvieron en el filo de la butaca y que nos hicieron sentir la pasión que en nuestro país…

SÓLO SE SIENTE EN LA LIGUILLA…

En donde parece que los jugadores despiertan, les ponen las pilas y juegan auténticamente a morir en cada partido y me refiero a la victoria de Cruz Azul en Monterrey, que La Máquina jugó con precisión y maestría de relojero suizo, probablemente ahí  el Profe Meza nos puso un bosquejo de lo que puede ser su Liguilla, rotando jugadores ya con la calificación asegurada pero sin dejar de ser contundentes y quitarle balance al equipo.

Y EL OTRO…

La victoria casi segura que se hubiera dado en cualquier otro partido del torneo mexicano, clásicos devaluados incluidos, de Pachuca cuando ganaba 2 a 0 a Tigres y se tiró a la hamaca y al agua calientita, algo pasó al medio tiempo en el vestidor de Tigres que aparecieron ya no como felinos desdentados sino como verdaderos futbolistas profesionales y sacando la casta le dan la vuelta 3 a 2 en un partido memorable porque para mí es un partido de liguilla fuera de la Liguilla.

ES SU OBLIGACIÓN…

Vemos constantemente y afortunadamente la tele nos trae 10 ó 12 veces por semana partidos de las mejores ligas en Europa y aunque sea en torneos coperos contra equipos de Segunda División los equipos se entregan a fondo, no dejan nada guardado, con pasión, inteligencia, táctica, bien estudiados, buen fondo físico y principalmente con una entrega total, aquí en México pagamos mucho por el futbol o poco, no sé, en el caso de cada uno de nosotros los espectadores o telespectadores, pero ellos reciben buena lana y se supone que son profesionales, nuestro torneo que apuesta a la mediocridad hace que 95 de cada 100 partidos sean mediocres y no generen nada para el recuerdo, solamente cinco, estoy hablando de porcentajes al vuelo, podríamos destacar como memorables fuera de la Liguilla.

Así las cosas pues, yo no les doy las gracias, aplaudo los buenos partidos, no fomentemos la mediocridad… Así de fácil.   aldomuro@aol.com

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios