¿Quién es el 'gandalla'?...

Las declaraciones absolutamente fuera de proporción del presidente del Atlas, Carlos Martín del Campo, en relación a su ex jugador Sub-20 Edson Rivera, suenas más a venganza que a buscar una...

Las declaraciones absolutamente fuera de proporción del presidente del Atlas, Carlos Martín del Campo, en relación a su ex jugador Sub-20 Edson Rivera, suenas más a venganza que a buscar una solución equilibrada entre jugadores y directivos para que en el futuro haya claridad de conceptos entre un jugador contratado y el que no lo es. Amenazas dictatoriales… Al más puro estilo de los mangoneadores, el presidente atlista grita a los cuatro vientos que por lo pronto va a pedir que el hoy jugador del Braga de Portugal, no sea convocado más a selecciones nacionales como castigo, aunque aquí insisto, es una clara venganza y que en un futuro, hágame usted el “rechinchado” favor, va a presentar una iniciativa para que no puedan ser convocados a una selección nacional Sub-15, 17, 20 o 22 y ya no digo la mayor, jugadores que no tengan contrato con equipos de Primera División, atentando aquí a un derecho que marca la Constitución en la libre selección del trabajo de cada quien. QUE LO RECHACEN… Sólo espero que en la próxima junta de dueños y directivos no le hagan una ampliación al perverso “PACTO DE CABALLEROS” y ahora también le quieran poner candados a los chavos, ofreciéndoles cacahuates por su trabajo. UNA RETRIBUCIÓN JUSTA… Entiendo y aplaudo desde luego la inversión que realizan los equipos en el desarrollo de sus jugadores, sabedor de que al invertir en 100 chavos, solamente cuatro o cinco alcanzaran la soñada Primera División y la inversión en los demás se pierde, aun así a los jugadores que despuntan como es el caso de Edson Rivera, habría que ofrecerles contratos, no millonarios pero sí equilibrados para evitar futuras diferencias. APRENDAN DE CHIVAS… El caso de Ulises Dávila es idéntico, sin embargo Chivas lo maneja en forma impecable, protegiendo al jugador y apoyándolo en la venta hacia Europa, en donde aquí si ganan todos, el jugador, la institución, en este caso Chivas, el equipo comprador y hasta el promotor. Así las cosas pues, no se necesita creerse dictadorcito de quinta con látigo en la mano como es el caso de Carlos Martín del Campo, presidente del Atlas, que por cierto valdría la pena que él y sus 15 asociados reflexionaran acerca de la espantosa costumbre atlista de desarrollar chavos, venderlos y con esa lana traerse extranjeros de medio pelo, seguramente porque el negocio para los promotores amigos es muy bueno… Así de fácil.     aldomuro@aol.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas