Los pecados de la Liguilla

La Liguilla tiene pecados y virtudes igual que los equipos que la conforman. Miremos la parte final del torneo desde la perspectiva de cada uno de ellos. Comúnmente son 7 los pecados y millones...

La Liguilla tiene pecados y virtudes igual que los equipos que la conforman. Miremos la parte final del torneo desde la perspectiva de cada uno de ellos. Comúnmente son 7 los pecados y millones los pecadores. En este caso, suscribamos todo a 8 pecados y 8 pecadores, agregando uno más, en honor a este emocionante pecado del futbol, llamado "Liguilla"...

Gula: Que Pachuca vuelva a ganar un campeonato. Que siga acumulando títulos que ya no cabrían en el escaparate de la Universidad del Futbol. Tendrían entonces que construir un tuzo-museo en el que se expongan todas sus conquistas. Sería un perfecto acto de gula que Pachuca siguiera con esa buena racha. Imagínate que este domingo por la noche goleara a Santos, que avance a la Final con facilidad y que arrasara con el rival. Después en diciembre, asista al  Mundial de Clubes y derrote al Milán o al Liverpool.

Lujuria: Las Chivas. Ver campeón al Guadalajara una vez más. Sería extasiante para los millones y millones y millones de mexicanos que se identifican con sus colores ser Bicampeones. Saldrían a las calles a gozar y festejar su enorme placer, la camiseta de la Selección Nacional agregaría una franja rojiblanca en el frente, Jorge Vergara sería el nuevo Presidente de la FMF y sus productos se sumarían a la canasta básica. El día del campeonato se haría día nacional y de asueto obligatorio.

Soberbia: El América. ¿Quién más? Sería inaudito, majestuoso, monumental, que el América sea Campeón de la liga y encima, llegue lo más lejos posible en la Libertadores. Que el nuevo slogan de sus camisetas de campeón dijera : aborréceme aún más y mas y más… escrito en inglés, francés y chino. Eso sin duda, representaría la máxima expresión de soberbia en la expresión de sus creadores futbolísticamente.

Pereza: Cruz Azul. La Máquina y su afición morirán de pereza si no ganan un campeonato este año. Su afición ya no aguanta más el peso de 9 años y medio sin un título. Están cansados, se sienten pesados, angustiados. Cruz Azul está flojo de título y su pueblo esta acostumbrándose a bostezar.

Envidia: Tecos. Los de la Autónoma de Guadalajara seguramente voltean a ver a los demás equipos con envidia. Ojalá que eso pueda lograr que Tecos se motive; porque en la Liguilla están rodeados de clubes que mueven masas, o que por lo  menos presumen de títulos y grandes contrataciones. Los estadios de sus rivales se llenan,  mientras el suyo, permanece vacío y solitario. El Tres de Marzo suele ser un estadio un dominado por los visitantes, pero cuidado, porque esta envidia de la buena puede jugar a su favor.

Avaricia: Atlas. Los rojinegros han sido avaros con su afición. Es uno de los equipos que mejor juega en los últimos años pero lamentablemente se conforma con eso. Lo único que regala a su afición son partidos bonitos,  sólo eso hay para su gente. Lo demás, como los títulos, los campeonatos y los trofeos  se los reserva, se los guarda, convirtiéndolo en un equipo avaro.

Ira: Tigres. Lo tienen todo. Una de las nóminas más caras del país, juegan en la ciudad con el nivel de vida más elevado y el poder adquisitivo más importante de México. Muchos equipos quisieran tener las condiciones económicas que gozan los Tigres; encima, tienen al "Kikín", el rey carismático del futbol mexicano que atrae cualquier cantidad de gente, poderosos patrocinadores, y lo que cualquier equipo les envidia, la mejor afición de México. A Tigres le daría un ataque de ira por tenerlo todo y a la vez no tener nada, al quedarse un año más sin campeonato.

El último pecado, que no está registrado como capital todavía, pero nos hace falta para completar los 8 equipos de la Liguilla, es el "morbo"...

Morbo: Santos. No puede tener todo en un mismo torneo: cambiar de dueños, recibir una fuerte inyección de dólares, hacerse de los mejores jugadores del campeonato, ser Campeón en la parte baja de la tabla y también en la parte la alta. Imposible, hasta hoy no ha ocurrido, pero podría suceder el milagro, siempre y cuando  Santos no peque de impaciencia. Envuelto por el ataque de ansiedad que supuso el descenso, se lanza desesperadamente por el campeonato intentando borrar los fantasmas de la Primera "A". La campaña de Torreón, ha sido y sigue siendo un perfecto ejercicio de morbosidad. Mucho dinero en juego abajo y ahora arriba. Mientras más abajo estaba Santos, más morbo había. Ahora mientras más arriba está, sucede exactamente lo mismo.

Y tú... ¿qué pecado has cometido viendo esta Liguilla?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas