¿Se considera usted el hombre más poderoso del mundo?

Ser Presidente de la FIFA significa tener en tus manos al 4 por ciento de la población mundial. Eso sin contar a los millones de fanáticos. A tus pies, puedes tener a las empresas más grandes y...

Ser Presidente de la FIFA significa tener en tus manos al 4 por ciento de la población mundial. Eso sin contar a los millones de fanáticos. A tus pies, puedes tener a las empresas más grandes y poderosas del mundo, ansiosas por ser elegidas como patrocinadores de cada evento y poseedoras de los derechos de cada torneo que organiza FIFA, convirtiéndose en la ventana comercial más grande del planeta.

No me extraña nada, que un hombre común y corriente que llegue a este cargo, jamás se quiera ir. El estar a cargo de FIFA, es volverse una especie de semi-dios. Intocable, inalcanzable pero al mismo tiempo inverosímil. La semana que pasó ha sido la Semana Santa de la FIFA, como si festejara su propia Navidad. Reelecciones, estreno de un monumental edificio, indultos (Cruz Azul y FEMEXFUT), fiestas, invitados y hasta una absurda decisión que atenta contra 4 capitales del tercer mundo, justo ahí donde Blatter ha construido la mayoría de sus votos que lo sostienen en el poder. FIFA fue fundada en 1904, y desde entonces sólo ha tenido 8 presidentes en 103 años de vida. En su mayoría franceses e ingleses. Un brasileño, un belga y un suizo. Al principio el cargo duró 2 años, luego fueron 12 y el Presidente de ese entonces murió.

Siguieron 3 años a cargo del Secretario Honorario, llegó el legendario Jules Rimet y con él una dictadura de 33 años, de ahí siguió un belga que cumplió el mandato más corto al frente de la organización, un año. Los ingleses volvieron a tomar el mando por 6 años, y 13 más con Sir Stanley Rous. Le siguió el brasileño Joao Havelange y el dominio brasileño de 24 años. Finalmente en el 98, su empleado predilecto, el mejor portado y con el que tendría continuidad, un suizo, Joseph Blatter.

Blatter nació en una pequeña cuidad muy cerca de los Alpes. Jugó futbol desde los 12, quiso ser profesional, pero desde entonces anticipó que su carrera de futbolista no sería exitosa ni duraría mucho tiempo. Se inclinó por estudiar economía y administración de empresas, carrera que lo mantendría de por vida en el futbol, sin necesidad de esforzarse, de entrenar diario, de competir por un puesto, de pagar a un representante, de doblegarse por un contrato, de estar expuesto a lesiones físicas o jugar en la altura.

Con su carrera profesional, Joseph encontró el camino ideal para ser un futbolista universal y eterno, conoce todas las materias que se necesitan para interpretar el puesto de Presidente y un gran colmillo adquirido a lo largo de sus diferentes oficios. Arrancó como directivo de pequeños clubes de futbol suizos, formó parte de una asociación de periodistas deportivos, tiene un excelente dominio de las relaciones públicas, habla los 6 idiomas dominantes del futbol: inglés, francés, alemán, italiano, español y portugués. Joseph escaló cada peldaño en FIFA y tardó 23 años para llegar al lugar en el que está hoy, por lo tanto, es muy probable que busque igualar la cifra para terminar empatado.

Públicamente, Blatter navega siempre con la bandera del Fair Play y en privado, con la bandera del euro y el dólar, que cuando sobran los invierte en posicionamiento e imagen como estrategia. Son conocidas sus Alianzas con la UNICEF, la OMS (Organización Mundial de la Salud), y el proyecto Aldeas Infantiles SOS, que mantiene con un porcentaje de su presupuesto publicitario.

Aunque paradójicamente Blatter no tuvo oposición en las pasadas elecciones de FIFA, estoy segura que miles quisieran su puesto. Ser Presidente de FIFA es una especie de primer ministro de todo el mundo. Sus manos alcanzan los extremos: las mayores riquezas, y las peores pobrezas. Sus leyes están por encima de las de cualquier país y sus decisiones y sanciones afectan a culturas, economías y sociedades enteras, como la ley del veto a la altura.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas