El WWW Futbol Club

La frase "el cliente es lo más importante y siempre tiene la razón" parece que empieza a cobrar sentido y validez en el deporte favorito del mundo, el futbol.

La frase "el cliente es lo más importante y siempre tiene la razón" parece que empieza a cobrar sentido y validez en el deporte favorito del mundo, el futbol.

¿Se imagina una solución para todos esos aficionados que han perdido la ilusión por sus equipos de futbol? Aquellos que están hartos de los malos resultados, de ver futbol feo, que se tienen que aguantar contrataciones inútiles, que ya no están dispuestos gastar buena parte de sus sueldos en una camiseta nueva cada temporada, ni salir decepcionados del estadio cada fin de semana de partido.

Por primera vez en la historia, los aficionados tendrán la oportunidad de ser dueños y controlar un club profesional dentro y fuera de la cancha. Suena utópico, pero comienza a ser una realidad. La era del aficionado ha llegado, y éste está por convertirse en el mandamás del futbol, por encima de cualquier empresa, magnate, o marca.

Los ingleses, que han sido los mayores estudiosos de este deporte, han lanzado esta propuesta basada en el encargo a la multitud (crowdsourcing), es decir, en la utilización del potencial de los millones de cerebros de la multitud que se conecta a través de Internet para resolver un problema.

En este caso, veinte mil aficionados unidos a través de una comunidad de Internet, adquirirán el Ebbsfleet United, un equipo de la Quinta División inglesa. Por sólo 35 libras esterlinas ($786 pesos) cada uno, y el objetivo de reunir 700 mil libras ($15,683,537.00 pesos) para comprar y gestionar el club, personas de cualquier parte del mundo, podrán convertirse en accionistas del equipo, y tendrán un voto que será tomado al momento de realizar contrataciones y transferencias de jugadores. También podrán tomar parte en las decisiones importantes que afecten al club, y lo mejor de todo, es que son los aficionados los que elegirán la alineación de cada fin de semana. Se trata de una democracia pura, en la que todos los miembros tendrán igualdad de voz y voto, y podrán decidir el futuro de su equipo.

Lo increíble es, que aunque de inicio se trate de un equipo de la Quinta División inglesa, desconocido hasta para el mismo Reino Unido, quién sea, de cualquier rincón del planeta que tenga acceso a Internet y pueda pagar 35 libras, se puede convertir en dueño del equipo. Así, una persona de Morelia, otra de Beijing, y otra de Sudáfrica estarán relacionadas y serán socios de un equipo de futbol.

Cualquier sector, mercado o género comercial, le deben mucho al Internet. Es tiempo de que el Internet, empiece a modificar también las estructuras del futbol. El incontrolable poder del usuario y los millones de personas que diariamente aprovechan la fuerza que esta herramienta les da para cambiar las cosas, seguro que harán de este proyecto en el largo plazo un modelo de organización, con la que el futbol ya ha tenido que empezar a convivir.

El caso, como cualquier otro, tiene también sus reservas y sus dudas. Sobre todo cuando se hable de la administración y transparencia de recursos. En toda organización alguien tiene que mandar y este será el primer reto de este equipo ¿quién será su presidente? Es la primer respuesta que habrá que definir, después las cosas irán funcionando al estilo de esta enorme plataforma. Votaciones, clicks, encuestas, transacciones electrónicas y más.

Lo impactante será ver en algunos meses, cuánto dinero ha podido recaudarse en el mundo para apoyar la estructura de este equipo y a partir de ahí quiénes serán sus primeras contrataciones. Pero de una u otra forma, este equipo empezará a ser noticia en todos lados.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas