Derecho de admisión

En la reunión semanal de las altas esferas del Athletic de Bilbao hubo un rompimiento que ya se veía venir desde hace mucho tiempo.

En la reunión semanal de las altas esferas del Athletic de Bilbao hubo un rompimiento que ya se veía venir desde hace mucho tiempo.

Dos grupos, los que quieren continuar apegados a la política deportiva del club, sin importarles el futbol y la competencia, y los otros, que sin querer hacer a un lado su tradición, creen en la necesidad de hacer sus normas más flexibles para adaptarlas a  un futbol globalizado.

La polémica resurgió hace unos días cuando se publicó el supuesto interés del Athletic por contratar a Enric Saborit, lateral izquierdo de 15 años, y  jugador del Espanyol. Enric es catalán, hijo de catalanes pero su madre lleva un par de años viviendo en el País Vasco y eso justificaba la posibilidad de que pudiera vestir los colores del Bilbao.

Sumado a esto,  lo que sucedió a mitad de semana en un amistoso frente al Amorebieta. Quizá en España ni se hubiera hablado de ese partido por su poca relevancia, sin embargo, hoy sigue siendo tema de debate por razones de falta al reglamento por su corta edad, pero sobre todo, por una cuestión racial.

En ese amistoso, el técnico Caparrós debutó  a Jonás Ramalho, lateral con tan sólo 14 años, de quién se vislumbra un gran futuro. Nació en  el País Vasco, de padre angoleño y madre de  Leioa (Vizcaya).

Gran parte de los periódicos del día siguiente del partido,  hizo hincapié en que el Athletic había faltado al  reglamento de la Federación Española de Futbol por haber debutado a un jugador que no cumplía con el límite de edad que son 15 años. Pero además, la nota fue que Ramalho había hecho historia, al convertirse en el primer jugador de raza negra en jugar en el Athletic de Bilbao.

La respuesta llegó pronto, cuando molesto con el tema, el club emitió un comunicado en su página de Internet en el que, entre otras cosas,  señala que son las cualidades físicas y técnicas de un jugador las que determinan su ingreso a la cancha y nunca el color de su piel, ni sus creencias religiosas o políticas.

Aunque para algunos directivos del Athletic, la inclusión de "extranjeros" implique negar su propia filosofía, la realidad es que en las fuerzas básicas del club,  se preparan cambios que tendrán consecuencias evidentes en las próximas temporadas, al haber varios jugadores de origen africano, italiano y de otras regiones de España.

Son  más de 20 años que el equipo de Bilbao no consigue títulos. En últimas campañas, se ha salvado del descenso, y no ha podido alcanzar la mitad de la Tabla de la clasificación general.

Al estar afiliados a la Federación Española de Futbol, es indiscutible que el Athletic de Bilbao está interesado en pelar por un título de Liga, jugar la Champions League, Copa del Rey, y Copa UEFA. Para esto, necesita renovarse,  sin faltar a sus principios ni filosofía de origen, esa de jugar solamente con vascos.

Sería una buena idea que, en vez de sólo aceptar en su equipo a vascos puros, incluyeran también descendientes de vascos. Imagínense la cantidad de jugadores talentosos argentinos, uruguayos, mexicanos, y de todas partes del mundo que se podrían reclutar para jugar en el Athletic de Bilbao…

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas