54, 74, 90… ¿2010?

Hoy el Stadion Landhof es un campo abandonado y vacío. Los que caminan por la zona recuerdan que  años atrás, hasta 1954, era la casa del Basilea Futbol Club suizo uno de los equipos más exitosos...

Hoy el Stadion Landhof es un campo abandonado y vacío. Los que caminan por la zona recuerdan que  años atrás, hasta 1954, era la casa del Basilea Futbol Club suizo uno de los equipos más exitosos en ese país.

Pero aunque luce sólo como un terreno baldío, el césped seco del Landhof tiene memoria de muchos años atrás. Y hoy, desde lo más profundo de la tierra que aún perdura, se sintió una vibración que hizo que el pasto de la superficie retomara un color verde pálido y por momentos, se moviera para recordar que hoy se cumplen 100 años.

El 5 de abril de 1908 alrededor de 3,500 espectadores se reunieron para ver  a su recién formada Selección  Nacional.

Fue el primer partido de la Selección Alemana y el rival, Suiza, que aunque es difícil de creer, ya había jugado como Selección tres años atrás.

También el marcador nos sorprende, porque Alemania cayó 5-3 a pesar de que el joven Fritz Becker de 19 años había abierto el marcador para su país convirtiéndose en el primer goleador internacional en la historia del futbol alemán.

En ese tiempo, en el Landhof Stadion se les pedía a los espectadores que se abstuvieran de gritar y a las aficionadas las engalanaban regalándoles chocolates.

Los jugadores de ambas selecciones se reunieron antes del juego amistoso y compartieron una ronda de cervezas.

Pero eso quedó atrás, las borracheras antes del partido, los dulces gratis para las damas y los aficionados bien portados ya forman parte de los libros de historia, junto con el hábito que tenía anteriormente la Selección Alemana de perder varios partidos consecutivos.

Tras su primer derrota en la historia, Alemania esperó más de un año para la revancha ante Suiza de 1-0. A partir de ahí,  han venido triunfos, derrotas y palizas como la de 9-0 que recibió de Inglaterra dos semanas antes de ganar su primer partido.

A partir de ahí, Alemania ha construido una reputación de éxito a través del trabajo duro pero sobre todo de  la disciplina, que ha sido su motor inclusive cuando no jugaban particularmente bien.

Jugadores históricos como Franz Beckenbauer, Uwe Seeler, Fritz Walter Gerd Mueller y Lothar Matthaeus le han dado personalidad y espíritu a la Selección a través de los años y  gracias a ellos, eventualmente  ganó títulos mundiales en el 54, 74, y 90, así como campeonatos europeos en el 72, 80 y 96.

De la mano de su éxito internacional, Alemania formó parte de los partidos más memorables en la historia del futbol, como "El Milagro de Berna", con triunfo de 3-2 sobre Hungría en la Final de la Copa del Mundo del 54. La Final del Mundial del 66 en la que que perdieron 4-2 con Inglaterra, y la heroica batalla que perdieron ante Italia 4-3 en las Semifinales del Mundial del 70.

Y fue precisamente Alemania quién ganó la primer ronda de penales disputada en una Copa del Mundo ante Francia en las Semifinales del 82. También, fueron los primeros en ganar una Final que se decidió con un gol de oro ante República Checa en la Eurocopa del 96.

Y como dato curioso, en Alemania se toman muy en serio los procesos. En 100 años, solamente han tenido 10 directores técnicos. El legendario Sepp Herberger estuvo al frente de la Selección 28 años y  ha sido el que más años ha permanecido.

Pero, viajemos ahora en el tiempo, adelantémonos al 26 de marzo del 2008, hace 10 días, cuando 38 mil 500 ruidosos espectadores fueron testigos del regreso de Alemania a Basilea para jugar su partido número 800. Esta vez fue en el campo de St. Jacob-Park en donde  la historia fue distinta, porque ahora Alemania ganó 4-0 con dos goles de Gomez, uno de Klose y otro de Podolski.

Y como han cambiado las cosas porque, a diferencia de hace un siglo, en lugar de compartir cervezas, los alemanes pasaron las horas previas al partido en el vestidor, en compañía de los médicos del equipo,  masajistas, psicoterapistas, periodistas, y hasta sus propios chefs.

Hoy, un país que aún sufre las secuelas de lo devastador que es la guerra, festeja con sus héroes. Seller, Beckenbauer y Matthaus inauguraron una exposición para recordar los 100 años de existencia de una de las grandes selecciones del mundo.

Vean este video que fue la canción oficial que hizo el grupo Sportfreunde Stiller para la Selección Alemana durante el Mundial del 2006. Fue uno de los momentos más emocionantes para ese equipo que después de ganar el tercer lugar a Portugal, se reunió con su gente en la Puerta de Brandemburgo. (Velo aquí)

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas