Blackout

Las cosas no estaban saliendo según lo planeado. Nadie daba crédito de lo temeroso que lucía Alemania en la cancha, y millones en el mundo fueron contagiados por la fiereza con la que estaban...

Las cosas no estaban saliendo según lo planeado. Nadie daba crédito de lo temeroso que lucía Alemania en la cancha, y millones en el mundo fueron contagiados por la fiereza con la que estaban jugando los turcos.

Yo fui una aficionada más entre tantas personas en todo el planeta que en esos momentos estábamos unidos a través de un partido de futbol y sincronizados por la misma señal televisiva.

El momento lo experimentamos todos. Justo cuando uno de los mejores partidos de la Euro iba a vivir sus instantes más emocionantes, pasó. Alrededor de las 10.15 pm, casi 140 países se fueron literalmente "a negros".

Durante 18 minutos en Turquía se volvieron histéricos. El medio millón de alemanes y los turco-alemanes que se conglomeraron al pie de la Puerta de Brandemburgo se quedaron congelados. En América causó extrañeza. Los asiáticos desesperados cambiaban  el satélite y en África no tuvo mayor impacto.

Solamente los 42 mil aficionados en el St. Jakob Park, un canal público de la televisión suiza en Zurich y el canal árabe Al-Jazeera, que lograron evitar la interrupción en la señal, fueron los únicos testigos de lo que sucedió.

En un palco en una de las esquinas del estadio, la Canciller alemana Angela Merkel, el Presidente de Turquía Abdullah Gül y el Dr. Danilo Türk Presidente de Eslovenia y de la Unión Europea, se reunieron. Su encuentro duró menos de 20 minutos. Ya sabían a lo que iban, no había mucho por dialogar y aún así, fueron interrumpidos por un intenso grito de "tooooor", gol de Klose.  En un cuaderno que sostenía Merkel anotó una cantidad, el Dr Türk asentó y el Presidente turco respondió con una sonrisa. El estadio se volvió a agitar y una vez más se escuchó "goooooool", el empate de  Semit Sentürk.

El primero en irse fue el Presidente de la Unión Europea y tras estrechar la mano de Abdullah Gül y con un pronunciado acento le dijo: "I';ll do whatever I can…" (Haré todo lo que pueda…). Apenas abandonó el palco y un nueva cuenta el grito eufórico de "tooor". El gol de Phillip Lahm.

Durante años Turquía ha peleado por su inclusión en la Unión Europea y las negociaciones han sido lentas principalmente por motivos religiosos y jurídicos.

Futbolísticamente hablando, Turquía sí pertenece a la Unión Europea, ya que desde 1962 se afilió a la UEFA. Además, este organismo ha reconocido que tienen un gran nivel para poder competir en torneos europeos.

Después de ver la pantalla en negro durante algunos minutos y luego a  aficionados afuera del estadio supuestamente viendo el partido, el narrador interrumpió para informar que había problemas eléctricos en la señal y que más adelante veríamos lo que sucedía en el partido. Pasaron los minutos y nos enteramos que Alemania había metido el segundo gol, Turquía empatado y ya al final, que acababa de caer el tercer gol, y que el equipo de Joachim Löw jugará la Final.

Los aficionados alemanes en todo el mundo festejaron con retraso la victoria. Algo nunca antes visto en la era moderna de las telecomunicaciones.

Ayer, la Federación Turca de Futbol anunció que cada uno de los 23 jugadores de su Selección recibirá 450 mil euros por haber hecho un excelente papel en la Euro. Casi el doble de lo que España y Alemania ofrecen a sus jugadores.

Y yo sigo imaginándome… ¿qué hubiera pasado si Turquía derrota a Alemania?

Por lo pronto, durante el apagón de 18 minutos me imaginé muchas cosas que nunca pasaron…

La UEFA ha lanzado una investigación en el problema técnico.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas