Goles importados

El Duque de Wellington, gran político-soldado británico, nacido en Irlanda, al ser descrito como un irlandés, destacaba que, "un hombre puede nacer en un establo, pero eso no le convierte en un...

El Duque de Wellington, gran político-soldado británico, nacido en Irlanda, al ser descrito como un irlandés, destacaba que, "un hombre puede nacer en un establo, pero eso no le convierte en un caballo."Hoy en día, Europa es un continente moldeado por la inmigración, y la manera más sencilla de notarlo es en una cancha de futbol en algún partido en Austria o Suiza.Por ejemplo, la Selección de Turquía tiene hoy a 5 jugadores no nacidos en su país. El más representativo es el inglés Colin Kazim-Richards. También el mediocampista brasileño, Mehmet Aurelio quién jugó para el Flamengo de Brasil antes de incorporarse al Trabzonspor, y en el 2006 se naturalizó turco.Portugal por su parte, también llevaba en sus filas a 5 no nacidos en su país, como los brasileños Deco y Pepe quiénes llegaron a Portugal a los 17 y 19 años a probar suerte tras haber sido rechazados para vestir algún día la "verdeamarhella".Con todo y el oportunismo que esté involucrado, aún así hay jugadores a los que les ha costado mucho trabajo ganarse un lugar.Croacia y Francia presentaron a sus selecciones en la Euro con 7 jugadores "extranjeros" cada uno. Ivan Rakitic de Croacia nació en Suiza y jugó para la selecciones sub 17, 19, y 21 suizas. Nadie ha dicho que no es croata.Pero, no todo mundo está contento con esta tendencia. Mientras que Francia carga una larga historia de inmigración, y Croacia fue beneficiado por las familias croatas que volvieron a su país, muchos polacos estuvieron en desacuerdo por la rápida naturalización del brasileño Roger Guerreiro, quién apenas en el 2006, llegó a jugar para el Legia de Varsovia y apenas el pasado mes de abril, recibió la nacionalidad polaca cuando ni siquiera habla el idioma.Lo mismo sucede con Martín Harnik que juega para Austria a pesar de que nunca ha vivido ahí. Su padre es austriaco y ha dicho que por eso se siente austriaco.Marcos Senna jugó en el futbol profesional de Brasil durante 5 años antes de llegar al Villarreal en el 2002. Tomó la ciudadanía española en el 2006 y actualmente es él quién mantiene a Xabi Alonso y a Cesc Fábregas en la banca.Alemania no es la excepción. Cuatro de los 5 delanteros de la Selección no nacieron en ese país, aunque alegan que son casos distintos a los anteriores. Miroslav Klose llegó a Alemania de Polonia cuando tenía 7 años, lo mismo que Lukas Podolski quién también nació en Polonia pero se mudó con su familia cuando apenas tenía 2 años.Son solamente 4 equipos de los 16 que participaron en la Eurocopa 2008, no tienen en sus filas ni un solo jugador que haya nacido fuera de su país. Son el caso de Rumania, República Checa, Holanda y Rusia.Hace unos días en una conferencia en Zurich, Joseph Blatter ha puesto especial atención al tema de los jugadores extranjeros, aunque solamente a nivel de clubes, con la regla que está promoviendo del 6 más 5.En sus declaraciones, el Presidente de FIFA hizo énfasis en el fracaso de Inglaterra argumentando que gran parte de los motivos por los que no calificaron a la Euro era porque los mejores equipos de la Liga Premier contratan a un sin número de extranjeros. Y mientras por un lado, los equipos ingleses son los mejores del mundo, a su vez se han convertido en la escuela de los seleccionados de otros países.Cuando hablamos de globalización, es inevitable hablar de futbol. Sobre todo hoy en día, cuando el desarrollo tecnológico, informático, social, económico y cultural avanza a pasos agigantados. Si no se regula el número de naturalizados por Selección, o al menos, se condiciona, los representativos de cada país terminarán siendo para los mejores futbolistas del planeta, sin importar nacionalidad.Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas