Yes we can

A nuestros abuelos les tocó vivir en una época en la que por lo menos en los Estados Unidos, los deportes tenían una liga para blancos y otra para negros.

A nuestros abuelos les tocó vivir en una época en la que por lo menos en los Estados Unidos, los deportes tenían una liga para blancos y otra para negros.

Lo que sucedió a mitad de semana en ese país, quedará marcado en los libros de historia en todo el mundo, y también en los libros de deporte, ya que parte del triunfo de Barack Obama, se lo debe a pioneros antes que él. A grandes atletas y deportistas negros que durante años lucharon por igualdad y derivaron, gracias a su habilidad en el deporte, varias barreras dentro de una sociedad segregada.

Las canchas y espacios de competencia deportiva eran el único lugar en donde se les permitía a los negros compartir el mismo territorio con los blancos, y fue esto lo que abrió las puertas a que sucediera en otras facetas de la sociedad.

Empezando por Jesse Owens en 1936, cuya historia conocemos bien; Joe Louis, figura del boxeo que se convirtió en héroe después de derrotar al Campeón del Mundo; Jackie Robinson, primer hombre de color en jugar en las Grandes Ligas, el histórico Arthur Ashe, la tenista Althea Gibson en los años 50, hija de campesinos de Harlem, luego vendría la famosa protesta del "Black Power" en el 68 con Tommie Smith y John Carlos… y muchos más que no terminaría de nombrar.

Pero, quizá una de las historias más complejas y heroicas del deporte es la de Cassius Clay, cuya rebelión comenzó con su cambio de nombre para rechazar el que tenía de esclavo. Muhammad Alí no peleaba por derechos civiles, más bien, por la separación de los Estados Unidos. Fue una figura divisiva y a su vez unificadora. Un héroe nacional que logró convertirse en orgullo de toda la gente un país.

Otro personaje que ha marcado la historia del deporte norteamericano es Michael Jordan. El basquetbol, deporte de los barrios más pobres de los Estados Unidos, se convirtió en una pasión nacional gracias a él. Además de espectacularidad como atleta en la duela, Jordan se convirtió en el primer "paquete corporativo" del deporte.

Revolucionó y adaptó la mercadotecnia, publicidad y ventas al  deporte vendiendo tenis.

En temas de ventas y éxito vendría después Tiger Woods, cuyos patrocinios, y contratos publicitarios son de los más altos que jamás  hayan existido en el deporte.

Además, si aún quedaba alguna barrera racial, Tiger terminó con ella. El amo y maestro del golf, el deporte del hombre blanco y rico, es de color negro.

El deporte es inconcebible sin atletas negros, y más aún en Estados Unidos. Todas sus ligas son dominadas por ellos, y durante años,  han demostrado en los eventos internacionales que son los reyes del atletismo.

Gracias a los deportistas,  la raza  ha dejado de ser tema. Y ellos han logrado, al igual que Obama, que la gente los deje de ver como "blancos o negros".

Y así como el internet es pieza fundamental en la campaña de Obama, la televisión ha  sido gran aliada de los atletas negros ya que durante años las familias no se mezclaban, pero gracias al deporte, gente de color  se podía meter hasta la sala de las familias blancas varios días a las semana.

A través del tiempo, el deporte ha tenido una fuerza y poder tales que han podido cambiar a la sociedad. Así como en otros ámbitos el más rico o el que más tiene es el más poderoso, en la práctica, en el deporte no se puede hacer trampa. Un buen atleta es un buen atleta en donde sea, venga de donde venga, y sea del color que sea.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas