El héroe de Liverpool

Uno le va a los Rangers por sus raíces escocesas aunque es discreto con su afición y prefiere decir que apoya a un equipo inglés. El otro, desde su primer día de mandato dijo que era del Barcelona.

Uno le va a los Rangers por sus raíces escocesas aunque es discreto con su afición y prefiere decir que apoya a un equipo inglés. El otro, desde su primer día de mandato dijo que era del Barcelona.

Hace dos días fueron retratados juntos. La foto dio la vuelta al mundo mientras que las televisoras captaron la conversación en sus micrófonos. El tema no fue la crisis, fue el futbol.

Sucedió durante un receso en la reunión del Consejo Europeo. El Primer Ministro Británico Gordon Brown no dejó esperar la oportunidad para acercarse a José Luis Rodríguez Zapatero, Jefe del Gobierno Español, y reconocerle, ya que no puede hacerlo precisamente con los jugadores, el gran papel que están haciendo los españoles en el Liverpool.

Entre sonrisas y ademanes, Brown le dijo a Zapatero que en Liverpool él era un héroe. La charla futbolera se extendió al sorteo de la Champions, las posibles combinaciones, y el desempeño del Barcelona.

En la ciudad de los Beatles hay fervor por lo flamenco, y en Anfield Road predominan los cánticos en español.  Y es que es increíble el fenómeno que ha sido el Spanish-Liverpool gracias a Rafa Benítez, a Fernando Torres,  Pepe Reina, Alonso, Riera, y Arbeloa.

Hace algunos años esto hubiera sido difícil de imaginar.

Y mientras en España intensifican la búsqueda de futuros cracks en Argentina, Brasil y algunos países africanos, los directivos del Liverpool han sido muy astutos, y sin cruzar el Atlántico han encontrado talentos que clubes como el Madrid y Barcelona han pasado por alto.

El acierto del club inglés ha sido la capacidad de reclutamiento de varios de estos jóvenes. Seguramente han visto escondido en ellos la bravura y necedad que se necesita para jugar en la Premier League, porque quizá algunos de estos jugadores, inclusive el mismo Benítez, no tendrían el mismo éxito en su país.

Por lo pronto, el papel de los españoles en el Liverpool ha sido cada vez más trascendente y ha cobrado un poder tal que en una reunión importante,  dos importantísimos Jefes de Estado olviden el protocolo y simplemente se pongan a hablar de futbol.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas