La Academia

Desde hace una semana le he dado vueltas al asunto. No me imagino a quién pudo haber tranquilizado o ilusionado el plan presentado por Néstor de la Torre.

Desde hace una semana le he dado vueltas al asunto. No me imagino a quién pudo haber tranquilizado o ilusionado el plan presentado por Néstor de la Torre en el que en pocas palabras, dijo que México va a ser campeón del mundo en el 2018. La presentación fue al vapor. Me atrevo a pensar que habrán tardado un par de comidas en formular un plan así. Para su fortuna, con la Copa de Oro encima, la alarmante situación de la Selección, y la patada de Aguirre, han contribuido a que el análisis y la crítica del proyecto durara sólo unas horas, ya que, como buenos cortoplacistas, en este momento hay cosas más importantes para preocuparse. Según dijeron, el plan está basado en proyectos exitosos que han utilizado otros países para desarrollar futuras promesas nacionales, e inclusive, hicieron referencia al modelo americano. Resulta que, hace un par de años la US Soccer lanzó un programa de creación de Academias de futbol con la idea de proporcionar el ambiente óptimo de desarrollo para jugadores en todo el país, y así crear un semillero para la Selección Nacional. Además, uno de los valores agregados de las Academias es que se desarrollan dentro de cada comunidad, sin que los chicos tengan que abandonar su entorno, familia y escuela para probarse en algún equipo. El objetivo es que si los chicos se mantienen dentro de su ambiente, darán su máximo potencial, y continuarán recibiendo una educación integral ya que se les exige entrenar como mínimo tres veces a la semana, y tienen prohibido jugar varios partidos a la semana, y participar en otros torneos y copas para mantener el enfoque en el entrenamiento. Las Academias, divididas en zonas geográficas, tienen su propio sistema de competencia, y cada año disputan finales. Y sí, en tan sólo un par de años, la US Soccer ha logrado su objetivo de elevar el nivel futbolístico en todo el país, y gracia a que todas las Academias funcionan de la misma manera, hoy en día la Selección cuenta con elementos surgidos en ellas como Michael Bradley. Obviamente el proyecto de las Academias es mucho más extenso porque también abarca la preparación y desarrollo de Directores Técnicos y árbitros. Pero, a grandes rasgos, ese es el modelo americano, que tardó algunos años en prepararse, analizarse e implementarse. En su desarrollo no sólo colaboraron federativos y ex futbolistas sino también profesionistas, economistas y administradores; maestros en las mejores universidades de Estados Unidos para complementar el proyecto. Y hoy sólo me queda una duda. ¿Qué parte de este modelo fue la que decidieron que vamos a copiar en México?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas