El invitado desconocido

Entre el glamour, las estrellas y los millones de euros que se reunieron en Montecarlo para el sorteo de la Champions, estuvo presente un directivo desconocido, Foivos Erotokritou, a quién casi nadie

Entre el glamour, las estrellas y los millones de euros que se reunieron en Montecarlo para el sorteo de la Champions, estuvo presente un directivo desconocido, Foivos Erotokritou, a quién casi nadie saludó y los que lo hicieron fue simplemente por cortesía ya que no sabían quién era.

Pero que más podía importarle. Él era un invitado como los demás 31 representantes de los equipos europeos y tenía, al igual que Laporta, su lugar asignado en el Forum Grimaldi de Mónaco. La gran diferencia es que mientras uno representaba al equipo más ganador del momento, el otro el orgullo de un país, o bueno, de una parte de él, Chipre.

La sorpresa y el mérito del inicio de esta edición de la Champions League es el Apoel de Nicosia, equipo que se siente afortunado ya que gracias a su ubicación geográfica y a un triunfo importante frente al Copenhague, podrá jugar la Champions, por lo menos en su Fase de Grupos. 

El Apoel, que significa Club Atlético de Futbol de los Griegos, es uno de los equipos más importantes  de Chipre y el más ganador con 20 títulos.

Cuentan que el equipo fue formado por un grupo de visionarios que se reunían en una dulcería hace más de 80 años.  Al igual que otras instituciones, abarca más allá del futbol y tiene equipos representativos en otras disciplinas.

La base del equipo está conformada por jugadores locales, uno que otro que juega en la Liga griega y un brasileño, pero ninguna estrella de talla internacional.

Durante años la afición chipriota era simple espectadora de las competencias europeas pero desde el año pasado, y gracias a la participación del Anorthosis Famagusta, que se convirtió en el primer equipo de Chipre en jugar la Champions, y ahora el Apoel, hoy se sienten más parte de la UEFA que nunca.

Lo curioso es que,  representa a un país de menos de 900 mil personas que posee el único muro en pie en Europa. Una isla separada, dividida prácticamente a la mitad entre turcos y griegos y cuya unificación aún se ve lejana.

Pero por lo pronto y gracias al futbol, el próximo 30 de septiembre el Chelsea visitará el Estadio GSP, el más importante en ese país, y después irán el Porto y el Atlético de Madrid.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas